Vitamina D

La vitamina D es una vitamina hidrosoluble esencial para mantener el equilibrio mineral del cuerpo. Su forma más activa en los humanos, la vitamina D3 (colecalciferol), se puede sintetizar en la piel exponiéndose a la radiación ultravioleta B (UVB) de la luz solar (1). Cuando la exposición a la radiación UVB es insuficiente, es esencial para la salud ingerir suficiente vitamina D en la dieta.

Las plantas pueden sintetizar ergosterol, que es convertido por la luz ultravioleta en vitamina D2 (ergocalciferol), la forma menos activa de vitamina D (un 30% menos que la D3) (2).

Tras ser consumida en la dieta o sintetizada en la piel, la forma biológicamente inactiva de la vitamina D entra en circulación y es transportada al hígado, donde se forma la 25-hidroxivitamina D (25(OH)D), la principal forma de vitamina D en circulación y el indicador del estatus de vitamina D.

Una mayor exposición al sol o una mayor ingesta dietética de vitamina D aumenta el nivel de 25(OH)D en la sangre, lo cual hace que la concentración de 25(OH)D en la sangre sea un indicador útil del estatus nutricional de vitamina D.

La 25(OH)D es convertida en los riñones en 1 alfa, 25 dihidroxivitamina D (1,25(OH)2D), la forma más potente de vitamina D. La mayoría de los efectos fisiológicos de la vitamina D en el cuerpo están relacionados con la actividad de 1,25(OH)2D (3). Estos efectos están mediados por el receptor de la vitamina D (VDR por sus siglas en inglés) (4). Se sabe que más de 200 genes de los tejidos de todo el cuerpo son regulados por 1,25(OH)2D (5).

Funciones para la salud

La vitamina D es esencial para una eficiente utilización del calcio (1). El mantener el nivel de calcio en la sangre dentro de un estrecho margen es vital para el funcionamiento normal del sistema nervioso, así como para el crecimiento de los huesos y el mantenimiento de la densidad ósea.

Reducción del riesgo de enfermedad

Si la vitamina D procedente de la exposición al sol o la dieta no es suficiente, la absorción del calcio en el tracto digestivo no se puede maximizar.

Leer más

Lo que debe saber acerca de la vitamina D

  • Recomendaciones para el consumo

    En 1993, el Comité Científico de Alimentación Humana europeo estableció ingestas de referencia para la población (PRI por sus siglas en inglés) para la vitamina D en microgramos (mcg) y unidades internacionales (UI) (60).

  • Situación de consumo

    Sondeos en diversos países europeos, como Alemania (95), Austria (66), Irlanda (67), Países Bajos (68) y Reino Unido (69), indican que el aporte de vitamina D de una parte sustancial de la población está por debajo del nivel recomendado.

  • Deficiencia

    Si se da una deficiencia de vitamina D, no es posible aumentar la absorción de calcio lo suficiente como para satisfacer las necesidades de calcio del cuerpo (3).

  • Fuentes

    De acuerdo con muchos expertos, la exposición al sol durante 10 ó 15 minutos (radiación ultravioleta B) de los brazos y piernas o la cara y los brazos tres veces por semana entre las 10:00 a.m. y las 3:00 p.m. durante la primavera, el verano y el otoño a 40 grados de latitud debería proporcionar a las personas de piel clara una cantidad adecuada de vitamina D3 producida por la piel (87).

  • Seguridad

    Sólo se ha asociado una toxicidad de vitamina D (hipervitaminosis D) con una excesiva ingesta suplementaria de dosis superiores a 50.000 UI de vitamina D (76), que es bastante superior a la necesaria para obtener beneficios para la salud.

  • Bibliografía

    Consulte la lista completa de referencias científicas.