Las vitaminas pueden ayudar a convertir los alimentos en energía, pero no actúan como fuente de energía por sí mismas. No es posible aumentar el rendimiento físico sencillamente tomando más vitaminas. Solamente en el caso de que exista una deficiencia, la ingesta adicional de vitaminas puede aumentar el rendimiento compensando el déficit.