Las autoridades sanitarias de los diferentes países han establecido recomendaciones para la ingesta de micronutrientes. Estos valores de referencia definen la cantidad adecuada de un micronutriente que las personas sanas deberían consumir para evitar su deficiencia. Aparte de esto existen las llamadas recomendaciones preventivas, que son algo superiores a los valores de referencia reales. En personas sanas, no es necesario ni conveniente sobrepasar los valores de referencia. Pueden darse excepciones en individuos con requerimientos o enfermedades especiales, las cuales, en este caso, necesitan atención médica.