La conservación a bajas temperaturas es preferible a otros métodos de almacenamiento. Si los alimentos congelados son producidos y almacenados correctamente, a menudo contienen más vitaminas que los alimentos frescos tras varios días de conservación y transporte hasta que llegan al consumidor.