Debería tenerse en cuenta que:

* los micronutrientes no pueden compensar hábitos de vida poco saludables como consumir básicamente comida basura, fumar o beber; no son la ‘panacea’,

* los micronutrientes manifiestan beneficios para la salud sobre todo cuando equilibran una deficiencia existente,

* la relación entre alimentación y enfermedad crónica en muy compleja: es casi seguro que varios factores deben variar simultáneamente para que se pueda observar un efecto positivo,

* las dosis altas no se traducen necesariamente en más beneficios.