Los fumadores consumen vitamina C más rápido que los no fumadores. Se ha demostrado en estudios que los fumadores regulares (al menos 20 cigarrillos al día) necesitan claramente más vitamina C que los no fumadores. Sin embargo, un aporte adecuado de vitaminas no puede compensar los daños ocasionados por el tabaco.