La pérdida de peso relacionada con la nutrición sólo puede lograrse restringiendo la ingesta energética (calórica). Se debe estimular al cuerpo a consumir sus propias reservas de energía (grasa).