Noticias

¿Afectan los niveles de vitamina D de la madre a la salud ósea de los niños?

marzo 21, 2013

Según un nuevo estudio realizado en Reino Unido no existen pruebas de que las concentraciones de vitamina D en sangre en mujeres embarazadas estén relacionadas con las concentraciones minerales en todo el cuerpo o en los huesos vertebrales de sus hijos. Sin embargo, los expertos recomiendan la suplementación con vitamina D durante el embarazo para contribuir a la salud ósea de la madre y del feto.

En el estudio observacional se midieron los niveles en sangre de 25-hidroxivitamina D de 3.960 mujeres embarazadas en cada trimestre del embarazo (1). Al alcanzar una edad media de nueve años y once meses, se evaluó el contenido mineral óseo (CMO) con una absorciometría con rayos X de doble energía de los hijos. Los resultados del estudio no mostraron ninguna relación significativa entre los niveles de vitamina D de las madres y la CMO de los hijos. Los niveles de vitamina D de las mujeres eran, de media, más bajos durante el primer trimestre y aumentaron con el progreso del embarazo. Tal y como se esperaba, los niveles eran mayores cuando se midieron en los meses de verano y menores cuando se midieron en los meses de invierno. Aunque las madres de raza no blanca y aquellas que fumaron durante el embarazo tenían los niveles de vitamina D más bajos en general, parece que esto no afectó a la salud ósea de los niños.

Los investigadores comentaron que las directrices sobre la salud podrían estar sobreestimando la importan-cia de la suplementación con vitamina D durante el embarazo. No hay pruebas claras de que las mujeres embarazadas deban recibir suplementación con vitamian D para evitar el bajo CMO de sus hijos. Sin embar-go, añadieron que la vitamina D podría tener otros efectos beneficiosos en ellas.

Los estudios anteriores sobre los niveles de vitamina D en las madres y la salud ósea de sus hijos han producido resultados contradictorios. Los expertos recomiendan una suplementación rutinaria con vitamina D para las mujeres embarazadas, que tienen un mayor riesgo de deficiencia. En la actualidad, el American College of Obstetrics and Gyencology y el Institute of Medicine recomiendan 600 UI de suplementación diaria con vitamina D durante el embarazo para contribuir al metabolismo óseo de la madre y el feto (2). La suplementación con vitamina D se ha sugerido hasta ahora para prevenir la preeclampsia, la diabetes gestacional, la disminución de la tolerancia a la glucosa, la hipertensión gestacional o la muerte de las madres así como los partos prematuros, las infecciones o la muerte de los recién nacidos.

referencias

  1. Lawlor D. A. et al. Association of maternal vitamin D status during pregnancy with bone-mineral content in offspring: a prospective cohort study. The Lancet. Published online March 2013.
  2. American College of Obstetrics and Gynecology. Vitamin D - Screening and Supplementation During Pregnancy. Committee Opinion. No. 495; July 2011.