opinión experta

¿Puede el uso a largo plazo de suplementos de vitaminas y minerales reducir el riesgo de mortalidad?

febrero 15, 2015

file

Institutos Nacionales de la Salud, Oficinas de Suplementos Dietéticos y Prevención de Enfermedades, Bethesda, Maryland, EE. UU.

«El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU. ha publicado recientemente una comunicado declarando que no existe suficiente evidencia de que el uso de suplementos de vitaminas y minerales ayude a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares (ECV) (1). Sin embargo, esta declaración se basa únicamente en dos ensayos clínicos aleatorizados (ECA). Uno de ellos, el Physician’s Health Study II, no halló ninguna asociación entre el consumo de un suplemento de vitaminas y minerales y la incidencia de ECV o mortalidad después de un promedio de 11 años entre médicos estadounidenses varones con una edad superior a 50 años al comienzo del ensayo (2). El segundo estudio realizado en Francia, el Supplémentation en Vitamines et Minéraux Antioxydants, asignó aleatoriamente a mujeres de entre 35 y 60 años y hombres de entre 45 y 60 años a recibir un suplemento diario con cantidades moderadas de antioxidantes, no un complejo de vitaminas y minerales. Después de 7,5 años, se observó que la incidencia de ECV no fue estadísticamente significativa entre los grupos participantes en el estudio (3).

Aunque los ECA se consideran el diseño de referencia para los estudios de investigación, la validez externa de los mismos es limitada. Los participantes en el Physician’s Health Study II eran exclusivamente hombres (principalmente blancos no hispanos), con un alto nivel educativo y amplios conocimientos sobre la salud. Más recientemente, un gran estudio prospectivo de cohortes realizado en Suecia entre mujeres indicó que el consumo de multivitaminas (MV; combinaciones de vitaminas sin minerales) estaba asociado con un menor riesgo de infarto de miocardio en mujeres (4). Esta asociación inversa fue incluso más fuerte entre las mujeres que consumieron MV durante más de cinco años. Las participantes en este estudio no tenían antecedentes de ECV, y el tiempo medio de seguimiento fue de diez años. Estos resultados muestran que aún no se ha establecido una relación clara entre el consumo de suplementos de vitaminas y minerales y las ECV, además de que actualmente no existe ningún ECA que haya examinado la asociación entre el uso de suplementos de vitaminas y minerales en mujeres y la mortalidad por ECV.

Estudiar la posible conexión entre los suplementos dietéticos y las ECV es, sin duda, una tarea difícil. Los ECA suelen tener una duración relativamente corta, mientras que la mortalidad por ECV tiene un largo periodo de latencia. Los estudios observacionales a menudo proporcionan información importante sobre el consumo prolongado de suplementos en relación con la morbilidad y la mortalidad, pero con frecuencia están limitados por su falta de valoración de datos relevantes sobre el uso de suplementos, algo que normalmente se obtiene con unas pocas preguntas. Estos estudios tampoco recogen el grado de heterogeneidad de los ingredientes y las dosis de los suplementos. Los estudios observacionales son proclives a ofrecer resultados confusos. Por último, los ECA y los estudios observacionales utilizan definiciones diferentes de suplementos de vitaminas y minerales y multivitaminas, lo que dificulta la comparación entre los estudios. Así, por ejemplo, el término multivitaminas se emplea a menudo para referirse tanto a los complejos de vitaminas y minerales como a los suplementos multivitamínicos. A pesar de estas dificultades, es importante seguir investigando estas relaciones. Las ECV son responsables de una de cada cuatro muertes en los Estados Unidos (5). Aproximadamente la mitad de los adultos estadounidenses consume a diario suplementos dietéticos, principalmente para mejorar o mantener la salud (6). La opción más común es un complejo de vitaminas y minerales (que se define por incluir al menos tres vitaminas y un mineral), seguida del calcio y los suplementos multivitamínicos (7).

Este nuevo estudio observacional examinó la asociación entre el uso de complejos de vitaminas y minerales y suplementos multivitamínicos y la mortalidad relacionada con las enfermedades cardiovasculares (ECV) en una muestra representativa de adultos estadounidenses (40 años o más) que no tenían ECV al comienzo del ensayo. El análisis de los datos se basó en los resultados de la Encuesta Nacional sobre Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) III, una encuesta única porque realizó un muestreo de estadounidenses de edad avanzada y porque se pueden asociar con ella los datos de mortalidad del Índice Nacional de Defunciones. Con casi 20 años de seguimiento, esta encuesta ofrece un periodo mucho más largo del que se dispone en los ensayos controlados aleatorizados (ECA) (8). Los resultados del estudio pusieron de manifiesto que alrededor del 19 % de los 8678 participantes falleció por ECV durante un tiempo medio de 18,7 años. Entre todos los participantes, el 21 % tomó complejos de vitaminas y minerales y el 14 % suplementos multivitamínicos. Los consumidores de suplementos dietéticos fueron los que con más frecuencia afirmaron tomar uno (63 %) o dos (20 %) productos, y la mayoría (más del 80 %) declaró tomarlos a diario. El análisis de los datos mostró que ni el consumo de complejos de vitaminas y minerales ni el de suplementos multivitamínicos estaba asociado con un menor riesgo de mortalidad por ECV cuando se compararon los usuarios con los no usuarios. Sin embargo, cuando se consideró el tiempo que los participantes tomaron un producto, se observó una asociación significativa entre el consumo de complejos de vitaminas y minerales durante más de 3 años y una reducción del riesgo de mortalidad por ECV de más del 35 % en las mujeres, pero no en los hombres. Por su parte, el consumo de suplementos multivitamínicos no se asoció de manera significativa con la mortalidad por ECV cuando se consideraron ambos sexos. Además, el uso de suplementos multivitamínicos durante 1 a 3 años se asoció con una reducción del riesgo de mortalidad por ECV en los hombres. No obstante, debido al menor tamaño de las muestras y número de fallecimientos en este grupo, este resultado debería interpretarse con precaución.

En futuras investigaciones, sugerimos que se preste más atención a la hora de informar y analizar distintos tipos de suplementos dietéticos y de diferenciar entre los complejos de vitaminas y minerales y los suplementos multivitamínicos. Lo ideal sería que estos análisis se realicen en varias ocasiones mediante estudios de cohortes y ECA, que tengan una mayor duración y que incluyan criterios objetivos de valoración, como la mortalidad y la morbilidad».

Basado en: Bailey R. L. et al. Multivitamin-Mineral Use Is Associated with Reduced Risk of Cardiovascular Disease Mortality among Women in the United States. The Journal of Nutrition. Published online January 2015.

referencias

  1. 1. Fortmann S. P. et al. Vitamin and mineral supplements in the primary prevention of cardiovascular disease and cancer: An updated systematic evidence review for the U.S. Preventive Services Task Force. Ann Intern Med. 2013; 159:824–834.
  2. Sesso H. D. et al. Multivitamins in the prevention of cardiovascular disease in men: the Physicians’ Health Study II randomized controlled trial. JAMA. 2012; 308:1751–1760.
  3. Hercberg S. et al. The SU.VI.MAX Study: a randomized, placebo-controlled trial of the health effects of antioxidant vitamins and minerals. Arch Intern Med. 2004; 164:2335–2342.
  4. Rautiainen S. et al. Multivitamin use and the risk of myocardial infarction: a population-based cohort of Swedish women. Am J Clin Nutr. 2010; 92:1251–1256.
  5. Centers for Disease Control and Prevention [Internet]. America’s heart disease burden; 2013. Available from: www.cdc.gov/heartdisease/facts.htm.
  6. Bailey R. L. et al. Why US adults use dietary supplements. JAMA Intern Med. 2013; 173:355–361.
  7. Bailey R. L. et al. Dietary supplement use in the United States, 2003–2006. J Nutr. 2011; 141:261–266.
  8. National Center for Health Statistics [Internet]. About the National Health and Nutrition Examination Survey; 2014. Available from: www.cdc.gov/nchs/nhanes/about_nhanes.htm.
  9. Clarke R. et al. Homocysteine and vascular disease: review of published results of the homocysteine lowering trials. J Inherit Metab Dis. 2011; 34:83–91.
  10. Clarke R. et al. Effects of lowering homocysteine levels with B vitamins on cardiovascular disease, cancer, and cause-specific mortality: Meta-analysis of 8 randomized trials involving 37 485 individuals. Arch Intern Med. 2010; 170:1622–1631.
  11. Vivekananthan D. P. et al. Use of antioxidant vitamins for the prevention of cardiovascular disease: meta-analysis of randomised trials. Lancet. 2003; 361:2017–2023.
  12. Larsson S. C. et al. Dietary magnesium intake and risk of stroke: a meta-analysis of prospective studies. Am J Clin Nutr. 2012; 95:362–366.
  13. Del Gobbo L.C. et al. Circulating and dietary magnesium and risk of cardiovascular disease: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. Am J Clin Nutr. 2013; 98:160–173.