Noticias

¿Puede la vitamina D reducir el riesgo de enfermedades crónicas?

diciembre 6, 2013

Un nuevo estudio realizado en Francia sugiere que, aunque haya datos que relacionan las concentraciones altas de vitamina D en sangre con una reducción del riesgo de enfermedades crónicas (como los eventos cardiovasculares y la diabetes) y de la mortalidad relacionada con dichas enfermedades, esto no prueba que la suplementación con vitamina D pueda prevenirlas. Los expertos comentaron que, aunque no hay suficientes pruebas sobre la prevención de enfermedades crónicas no relacionadas con la salud ósea, existen razones para garantizar un aporte de vitamina D adecuado.

Los análisis contenían resultados de 290 estudios observacionales prospectivos que investigaron la posible relación entre las concentraciones de vitamina D en sangre y los marcadores de varias enfermedades crónicas (1). Los análisis mostraron que unos niveles altos de vitamina D se relacionan con una reducción del riesgo de eventos cardiovasculares hasta en un 58%, una reducción del riesgo de diabetes de hasta un 38%, una reducción del riesgo de cáncer colorrectal de hasta un 33% y una reducción del riesgo de morta- lidad por todas las causas de hasta un 29%. Las altas concentraciones de vitamina D también se relacio- naron con mejoras en los niveles de colesterol, en los marcadores de la inflamación, en los trastornos del metabolismo de la glucosa, en las enfermedades infecciosas, en el aumento de peso y en la función cogni- tiva. Por otro lado, el análisis de datos de un total de 172 ensayos aleatorizados controlados que evaluaron el posible efecto en la salud no ósea de la suplementación con vitamina D no mostró una reducción signi- ficativa del riesgo de enfermedades crónicas.

Los investigadores concluyeron que los niveles bajos de vitamina D podrían no ser la causa, sino la conse- cuencia de una mala salud. El envejecimiento y los procesos inflamatorios que participan en la aparición de enfermedades podrían reducir las concentraciones de vitamina D, lo que explicaría por qué la deficiencia de dicha vitamina se da en un gran número de enfermedades. Puesto que los beneficios en la salud no ósea de unas altas concentraciones de vitamina D observados en los estudios observacionales no se han repetido en la mayoría de ensayos aleatorizados, los investigadores sugieren que la relación entre los niveles de vita- mina D y las enfermedades es probablemente el resultado de factores de confusión o eventos psicológicos desconocidos que contribuyen a dichas enfermedades.

Los investigadores comentaron que la investigación de la vitamina D es compleja, ya que sus niveles pueden verse influidos por varios factores (p. ej., el tiempo de exposición al sol, la protección solar, una menor pro- ducción en la piel debido a la edad, el consumo de alimentos ricos en vitamina D como el aceite de pescado, etc.). Por otro lado, el desarrollo de enfermedades crónicas depende de múltiples factores (de estilo de vida y genéticos) y los cambios biológicos que las producen a menudo se dan décadas antes de que sean dia- gnosticadas. Actualmente hay cinco grandes ensayos (VITAL, VIDAL, ViDA, DOHealth y FIND) llevando a cabo pruebas con la vitamina D3 que estudian varias de sus consecuencias en participantes de más de 50 años. Según los científicos, unas concentraciones adecuadas de vitamina D en sangre son esenciales para una buena salud. Sin embargo, esta vitamina ha sido identificada en encuestas de todo el mundo como un micronutriente del cual la mayoría de la gente tiene un aporte insuficiente (p. ej., porque no obtienen sufi- ciente vitamina D de los alimentos, no pasan suficiente tiempo al aire libre o viven en una zona en la que la piel no puede producir vitamina D durante el invierno). Para estas personas, la suplementación con vitamina D en dosis adecuadas puede ser una forma segura y beneficiosa de alcanzar unos niveles saludables. Sin embargo, sería poco realista esperar que la vitamina D por sí sola y sin ir acompañada de otros hábitos saludables pueda prevenir una serie de enfermedades multifactoriales como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

referencias

  1. Autier P. et al. Vitamin D status and ill health: a systematic review. The Lancet Diabetes & Endocrinology. Published online December 2013.