Noticias

¿Puede prevenir la vitamina D los resfriados?

octubre 8, 2012

Según un reciente estudio llevado a cabo en Nueva Zelanda, los suplementos de vitamina D en adultos que ya tienen unos niveles adecuados en sangre no previene los resfriados ni alivian la gravedad de sus síntomas. Sin embargo, las personas con niveles bajos de vitamina D sí podrían beneficiarse de un consumo adicional.

En el ensayo aleatorizado controlado, 322 adultos sanos –que recibieron una dosis oral de vitamina D3 de 200.000 UI al inicio y un mes tarde, seguidas de dosis mensuales de 100.000 UI o placebo durante 18 meses abarcando dos temporadas de invierno– realizaron autoinformes sobre los síntomas de resfriado padecidos, como moqueo, congestión nasal, irritación de garganta o tos no atribuibles a una alergia (1). Los participan-tes presentaban una concentración media de vitamina D en sangre de 29 ng/mL. Por lo general, se conside-ra adecuado para los huesos y la salud en general de los adultos un nivel superior a los 20 ng/mL. La suple-mentación aumentó los niveles a más de 48 ng/mL a lo largo de la duración del estudio. Los resultados mostraron que el número de infecciones del tracto respiratorio superior no difería significativamente entre los grupos a lo largo del estudio y que tampoco había beneficios secundarios, como la reducción de la gravedad o duración de los síntomas.

Los investigadores concluyeron que los adultos sanos en países desarrollados que ya mantienen un nivel de vitamina D dentro del margen recomendado para la salud ósea no parecen necesitar un consumo extra para prevenir infecciones del tracto respiratorio superior. No obstante, sería muy importante tener en cuenta que estos resultados podrían no ser válidos para personas con niveles inferiores que padezcan una deficiencia de vitamina D. Así, por ejemplo, se ha observado que una dosis diaria de vitamina D en niños con deficiencia consigue reducir drásticamente a la mitad la incidencia de infecciones de las vías respiratorias altas (2). Otro ensayo con adultos que padecían una enfermedad pulmonar obstructiva crónica mostró un efecto beneficioso de la suplementación a la hora de disminuir las exacerbaciones solo en personas con una deficiencia de vitamina D por debajo de los 10 ng/mL (3).

Además, el estudio no determinó si una dosis diaria hubiera sido mejor que las dosis mensuales utilizadas en el ensayo. En opinión de los científicos, plantearse si algunas dolencias (p. ej., infecciones) requieren una dosis menor y estable de vitamina D para obtener un beneficio sería estar especulando. La vitamina D es atractiva como tratamiento preventivo por su papel en la inmunidad y por inducir compuestos antimicrobia-nos en el cuerpo.

referencias

  1. Murdoch D. R. et al. Effect of Vitamin D3 Supplementation on Upper Respiratory Tract Infections in Healthy Adults - The VIDARIS Randomized Controlled Trial. JAMA. 2012; 308(13):1333–1339.
  2. Camargo C. A. et al. Randomized trial of vitamin D supplementation and risk of acute respiratory infection in Mongolia. Pediatrics. 2012; 130(3):561–567.
  3. Lehouck A. et al. High doses of vitamin D to reduce exacerbations in chronic obstructive pulmonary disease: a randomized trial. Ann Intern Med. 2012; 156(2):105–114.