opinión experta

¿Se consideran las deficiencias de micronutrientes en las guías alimentarias?

marzo 15, 2015

file

Balz Frei, PhD, Profesor del Departamento de Bioquímica y Biofísica, Instituto Linus Pauling, Universidad Estatal de Oregón, Corvallis, EE. UU.

« Sólo un pequeño porcentaje de la población estadounidense sigue las directrices de la guía alimentaria para los norteamericanos. Muchas personas no cumplen los niveles de ingesta recomendados de vitaminas A, C, D, E y K, y de calcio, potasio y magnesio. Según datos del NHANES, el 50 % de los estadounidenses no siguen las recomendaciones del Instituto de Medicina para la ingesta de vitamina A, el 40 % para la vitamina C y más del 90 % para las vitaminas D y E. En el caso del potasio, la cifra asciende al 98 % (1), y para el calcio y el magnesio, el 50 % y el 60 %, respectivamente. Como consecuencia de esto, la población estadounidense padece importantes insuficiencias y deficiencias de micronutrientes.

Aunque estos datos no son nuevos, esta información no está recibiendo la suficiente atención. El interés del US Dietary Guidelines Advisory Committee (DGAC, Comité Asesor para las Guías Alimentarias para los Norteamericanos), formado por expertos reconocidos a nivel nacional en el campo de la nutrición y la salud, se centra en una dieta saludable, lo que está causando un problema importante. El DGCA está cerrando los ojos ante este tema al predicar un ideal de dieta saludable. Deberíamos tomar medidas para resolver este problema, pero las guías alimentarias para los norteamericanos piensan que esto se puede lograr siguiendo una alimentación sana. Mi opinión es que, efectivamente, hay que dar prioridad a una dieta saludable, pero también a los suplementos. El comité encargado de las guías alimentarias cree que si se recomiendan suplementos, la gente no comerá sano. Sin embargo, los suplementos no son un sustituto de la dieta, sino que la complementan.

Numerosos ensayos controlados aleatorizados (ECA) con suplementos de vitaminas y minerales han aportado resultados decepcionantes que han llevado a muchos expertos del campo de la nutrición a cuestionase si los ECA son un buen modelo para evaluar los efectos de los micronutrientes (2). Los ECA funcionan muy bien con los productos farmacéuticos, pero tienen serias limitaciones cuando se aplican a los micronutrientes. Muchos de ellos no tienen en cuenta la curva dosis-respuesta de los participantes. Si no se conoce el lugar que ocupa el sujeto en la curva, tampoco se sabe si es posible cambiar sus niveles del nutriente en cuestión. Es decir, nunca se tiene un verdadero grupo de placebo: lo único que se hace es comparar un grupo con unos niveles potencialmente más bajos con otro grupo con unos niveles más altos. La tercera limitación es que los ensayos con vitaminas y minerales a menudo reclutan individuos que son más sanos que la población media sólo porque tienen interés en participar. Para empezar, estas personas suelen tener un mejor estado de salud. Si lo que se desea es observar el efecto de los suplementos de vitaminas y minerales, se deben administrar los suplementos durante más de una década. Son muy pocos los estudios de salud que hacen esto.

El estudio Physicians’ Health Study (PHS) II de 2012 es el único ensayo a gran escala aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, realizado con cerca de 15 000 médicos de sexo masculino, que investigó los efectos de un suplemento multivitamínico común en la prevención de enfermedades crónicas durante más de una década (3). El estudio mostró que la suplementación diaria puede reducir el riesgo de cáncer en un 8 %. Pero incluso la comunidad médica le dio la espalda y lo cuestionó. La ingesta diaria de un multivitamínico puede ayudar a cubrir las carencias de nutrientes. En pocas palabras, con tan solo un centavo al día, un multivitamínico es el seguro de vida más barato que una persona puede comprar. »

referencias

  1. Parker E. et al. America’s nutrition report card: Comparing WWEIA, NHANES 2007-2010 usual nutrient intakes to dietary reference values. FASEB J. 2014; 28(1):S384.2.
  2. Heaney R. P. Guidelines for optimizing design and analysis of clinical studies of nutrient effects. Nutrition Reviews. 2013; 72(1):48–54.
  3. Gaziano J. M. et al. Multivitamins in the prevention of cancer in men: the Physicians' Health Study II randomized controlled trial. JAMA. 2012; 308(18):1871–1880.