opinión experta

¿Tienen el pescado graso y los suplementos de aceite de pescado los mismos efectos beneficiosos para la salud?

diciembre 15, 2012

file

Linus Pauling Institute, Oregon State University, Corvallis, Oregón, EE.UU.

"Revisiones sistemáticas y metaanálisis publicados recientemente concluyen que la suple-mentación con ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFAs), llamados a menudo aceites de pescado, no está asociada a una reducción estadísticamente significativa del riesgo de sufrir episodios cardiovasculares graves (1, 2). En los análisis actuales, los autores combi-naron datos de varios ensayos clínicos aleatorizados (RCTs) que investigaban un potencial vínculo entre el consumo de pescado o suplementos de aceite de pescado y episodios graves de enfermedades cardiovascu-lares (ECV). El combinar varios ensayos en un metaanálisis aumenta la probabilidad de detectar diferencias entre los grupos participantes, si es que existen. Sin embargo, los criterios de selección para incluir o excluir los estudios pueden influir en gran medida en los resultados del metaanálisis y suponen una importante limitación metodológica. En el análisis actual, los autores combinaron datos de episodios cardiovasculares graves (mortalidad por cualquier causa, muerte cardiaca, muerte súbita, infarto de miocardio y derrame cerebral) de 20 RCTs sobre la administración de ácidos grasos omega-3 a un total combinado de 68.680 pacientes.

Es de destacar que la vasta mayoría de los RCTs combinados son ensayos de prevención secundaria, lo cual significa que los sujetos participantes ya padecían ECV o un riesgo cardiovascular superior. Por lo tanto es posible que la suplementación con PUFAs omega-3 no reduzca el riesgo de episodios cardiovasculares en pacientes con un historial de ECV, especialmente si se utiliza en combinación con una terapia farmacológica (p. ej., estatinas, aspirina o medicamentos contra la hipertensión). Otras revisiones sobre este tema han indicado que la suplementación con omega-3 parece ser más efectiva como prevención (" prevención prima-ria ") que como terapia ("prevención secundaria") de ECV.

Estudios epidemiológicos observacionales han establecido de forma consecuente que un consumo superior de pescado o niveles superiores de PUFA omega-3 en la sangre está asociado con una riesgo significativa-mente menor de sufrir episodios cardiovasculares por parte de adultos sanos. Más allá de la salud cardiovas-cular, los aceites de pescado son importantes para el desarrollo visual y neurológico, ejercen un efecto anti-inflamatorio y podrían ralentizar el deterioro cognitivo sufrido con la edad. Los PUFAs omega-3 se pueden obtener tanto a través de alimentos como de suplementos. Si no consume pescado con regularidad, el Linus Pauling Institute recomienda un suplemento de aceite de pescado de dos gramos varias veces por semana. Por otro lado, puede que el consumo de pescado o aceite de pescado no sea una opción para todo el mundo, por ejemplo, personas vegetarianas, veganas o con alergias al marisco. Es posible adquirir fuentes alterna-tivas de ácidos grasos omega-3 producidas a base de levadura o algas."

Basado en: Linus Pauling Institute. LPI’s Response to a Recent Review on Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids and Cardiovascular Disease Risk. Publicado en línea en noviembre de 2012.

referencias

  1. Chowdhury R. et al. Association between fish consumption, long chain omega 3 fatty acids, and risk of cerebrovascular disease: systematic review and meta-analysis. British Medical Journal. Published online October 2012.
  2. Rizos E. C. et al. Association between omega-3 fatty acid supplementation and risk of major cardiovas-cular disease events: a systematic review and meta-analysis. JAMA. 2012; 308(10):1024-1033.