Noticias

Un aporte insuficiente de vitamina D podría aumentar el riesgo de anemia infantil

noviembre 22, 2013

Según un nuevo estudio estadounidense, los niveles bajos de vitamina D parecen aumentar el riesgo de deficiencia de glóbulos rojos en niños sanos.

En el estudio observacional se midieron las concentraciones de vitamina D y hemoglobina en las muestras de sangre de 10 410 niños y adolescentes aparentemente sanos de edades comprendidas entre 1 y 21 años (1). Los resultados del estudio mostraron que los niveles de vitamina D eran sistemáticamente más bajos en niños con niveles de hemoglobina bajos, comparados con aquellos niños que no padecían anemia. Los niños con una deficiencia de vitamina D moderada (niveles por debajo de 30 nm/ml) tenían el doble de posibili- dades de padecer anemia que aquellos con niveles normales de vitamina D. Los niños negros tenían unas tasas de anemia más altas que los niños blancos (14% y 2% respectivamente) y en general unos niveles de vitamina D considerablemente más bajos, pero para que corriesen el riesgo de padecer anemia, sus niveles de vitamina D tenían que estar muy por debajo de los de los niños blancos que corrían ese mismo riesgo.

Los investigadores comentaron que estos resultados no son una prueba de causa y efecto, sino la evidencia de un intercambio complejo entre niveles de vitamina D bajos y la hemoglobina, la proteína vinculada al oxígeno en los glóbulos rojos. Si investigaciones posteriores confirman estos hallazgos, los niveles de vita- mina D podrían convertirse en un factor de riesgo para la anemia sencillo de modificar, ya que puede ser tratado fácilmente con suplementos. La diferencia entre etnias observada en el estudio muestra que un mismo nivel de vitamina D puede ser patológico para unos al tiempo que adecuado para otros. Los cientí- ficos consideran que esto abriría algunos interrogantes sobre el planteamiento actual de fijar unos valores universales únicos para el tratamiento y la suplementación de vitamina D.

Se cree que la anemia, que sucede cuando el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos –las células que transportan oxígeno–, afecta a uno de cada cinco niños en algún momento de la infancia. Varios estudios a gran escala han hallado que cerca de uno de cada diez niños en EE. UU. padecen deficiencia de vitamina D severa (por debajo de 20 nm/ml), mientras que casi el 70% tiene niveles subóptimos. La anemia y la defici- encia de vitamina D crónicas no tratadas pueden acarrear consecuencias para la salud de gran alcance, incluidos daños en los órganos, deformaciones del esqueleto y fracturas frecuentes, además de provocar osteoporosis prematura en una edad más avanzada. Hay varios mecanismos que podrían ser responsables de la conexión entre la vitamina D y la anemia, incluidos los efectos de la vitamina D en la producción de glóbulos rojos en la médula ósea, así como su capacidad de regular la inflamación inmune, un catalizador de la anemia conocido.

referencias

  1. Atkinson M. A. et al. Vitamin D, race, and risk for anemia in children. The Journal of Pediatrics. Published online October 2013.