Noticias

Los suplementos de vitamina D en dosis altas cambian la naturaleza de la flora del tracto digestivo superior y reduce los niveles de algunas bacterias patógenas importantes

junio 4, 2016

By Rob Winwood

Un pequeño estudio abierto llevado a cabo en Austria ha examinado los efectos de un suplemento de vitamina D en dosis altas (una dosis semanal de 980 UI/kg de peso corporal durante cuatro semanas seguida de 490 UI/kg durante otras cuatro semanas) administrada a 16 voluntarios sanos. Antes y después de la intervención, todos los participantes se sometieron a una gastroduodenoscopia y una colonoscopia. Para el estudio se tomaron biopsias de todo el tracto digestivo y se recogieron y analizaron muestras de las heces. Asimismo, se efectuó una caracterización de la población microbiana en todas las partes del intestino y se contó el número de células T CD8+, ya que los receptores de la vitamina D (VDR) presentan en ellas sus niveles más altos de expresión. De este modo, el estudio pudo analizar los cambios en el microbioma intestinal.

Las personas que sufren de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) a menudo padecen una deficiencia de vitamina D (2). Según los autores del estudio, incluir en la dieta unos niveles suficientes de vitamina D podría ayudar a prevenir la aparición de este tipo de enfermedades autoinmunes.

La intervención con dosis altas (por encima de los niveles de suplementación recomendados actualmente) dio como resultado unos niveles medios de vitamina D de 55,2 ng/mL en los voluntarios sin que se apreciaran efectos adversos.

Una vez finalizada la intervención, se produjeron cambios importantes en la población bacteriana del tracto digestivo alto, pero no en el tracto intestinal inferior ni en las muestras de heces. Sin embargo, la fracción de células T CD8+ aumentó de forma considerable en el íleon terminal.

En el tracto intestinal superior, se constató una reducción de Gammaproteobacteria, incluyendo los patógenos oportunistas Pseudomonas spp. y Escherichia/Shigella spp. Estas bacterias suelen reproducirse en un ambiente inflamatorio, pero cuando desaparece la inflamación, pueden prosperar bacterias beneficiosas como las Bacteroides spp.

Tres de los voluntarios estaban infectados con Helicobacter pylori, una de las causas comunes de las úlceras gástricas. Esta especie representaba el 90% de las bacterias en sus estómagos. No obstante, tras la intervención, se redujo la cantidad general de Helicobacter spp. en el intestino.

En resumen, este pequeño estudio demuestra que los suplementos de vitamina D son capaces de modular positivamente el microbioma del tracto digestivo superior de los seres humanos.

referencias

  1. Bashir M, Prietl B, Tauschmann M et al., "Effects of high doses of Vitamin D3 on mucosa-associated gut mirobiome vary between regions of the human gastrointestinal tract"; Eur J Nutr 2016; 55: 1479-1489.
  2. Jørgensen SP, Agnholt J, Glerup H et al., “Clinical trial: Vitamin D3 treatment in Crohn’s disease  - a randomized double-blind placebo-controlled study”; Aliment Pharmacol Ther 2010; 32: 377-383.