Noticias

Nuevo estudio: la suplementación prenatal con omega-3 DHA marino produce cambios epigenéticos en los bebés

enero 3, 2017

By Rob Winwood

Un nuevo estudio de gran alcance realizado en Australia (1) ha demostrado que la suplementación materna con DHA durante la segunda mitad del embarazo se relaciona con cambios epigenéticos, a través de la metilación de ADN, de una pequeña subcategoría de regiones genómicas en los bebés. Los genes implicados participan en distintos procesos biológicos, incluida la función inmune y el neurodesarrollo.

Se sabe que la exposición del feto humano a ambientes adversos como la malnutrición, la deficiencia de micronutrientes o el tabaco afecta al epigenoma del bebé. Estos cambios epigenéticos ocurren principalmente debido a la metilación de ADN en puntos específicos. Un mayor suministro prenatal de ácido graso omega-3 marino DHA (ácido docosahexaenoico) se relaciona con una mejor salud metabólica y un menor riesgo de alergia en el bebé (2, 3). Un estudio ha demostrado que el DHA y el EPA alteran la metilación de una hebra de ADN en adultos en regiones específicas de CpG (5-citosina-fosfato-guanina-3) (4).

Un nuevo estudio utilizó muestras de sangre extraídas en el nacimiento y a los cinco años de edad en un amplio estudio aleatorizado de Australia (4) llamado DOMInO (DHA para mejorar los resultados madre-hijo) en el que las madres recibieron un suplemento diario de 800 mg de DHA y 100 mg de EPA (ácido eicosapentaenoico) durante la segunda mitad del embarazo. Se analizó un total de 669 muestras de sangre de madres/niños para comprobar si se habían producido cambios en la metilación del ADN.

En comparación con el grupo placebo, los bebés cuyas madres recibieron suplementación prenatal con DHA no presentaron diferencias en el grado general de metilación de ADN, ni en el nacimiento ni a los cinco años, pero se hallaron 21 regiones diferencialmente metiladas (DMR) de ADN, algunas de las cuales seguían presentes a los cinco años, lo que demuestra que se había producido un cambio epigenético permanente. Curiosamente, había un 77 % más de DMR en bebés varones en comparación con los bebés hembra. Es probable que algunos subgrupos genéticos específicos tengan más probabilidades de beneficiarse de estos DMR que la población en general.

Los autores (1) resumieron así los hallazgos: «Con esta población del estudio, amplia y bien caracterizada, ha quedado demostrado que la suplementación de la madre con DHA durante la segunda mitad del embarazo se relaciona con variaciones modestas en la metilación del ADN en un pequeño subconjunto de regiones genómicas con genes que participan en diversos procesos biológicos.»

referencias

  1. Van Dijk SJ, Zhou J, Peters TJ et al.; “Effect of prenatal DHA supplementation on the infant epigenome: results from a randomized controlled trial”; Clinical Epigenetics 2016, 8(1), 114. http://doi.org/10.1186/s13148-016-0281-7
  2. De Giuseppe R, Roggi C& Cena H ; “n-3 LC-PUFA supplementation: effects on infant and maternal outcomes”; Eur J Nutr 2014; 53(5):1147–54.
  3. Hauner H, Brunner S & Amann-Gassner U; “The role of dietary fatty acids for early human adipose tissue growth.”; Am J Clin Nutr  2013; 98(2):549S–55.
  4. Hoile SP, Clarke-Harris R, Huang R-C et al.; “Supplementation with N-3 long-chain polyunsaturated fatty acids or olive oil in men and women with renal disease induces differential changes in the DNA methylation of FADS2 and ELOVL5 in peripheral blood mononuclear cells”; PLoS One. 2014; 9(10):e109896.
  5. Makrides M, Gibson RA, McPhee AJ et al.; “Effect of DHA supplementation during pregnancy on maternal depression and neurodevelopment of young children: a randomized controlled trial”; JAMA 2010; 304(15):1675–83.