Noticias

Un nuevo estudio muestra que los adolescentes de Reino Unido requieren un consumo de vitamina D de entre 10 y 30 µg al día para mantener unos niveles adecuados en los tejidos y evitar la deficiencia de esta vitamina

diciembre 12, 2016

By Rob Winwood

En el marco del proyecto paneuropeo ODIN (niveles de vitamina D óptimos), se llevó a cabo un ensayo de intervención (1) de 20 semanas sobre la vitamina D, durante los meses de invierno, con 110 adolescentes británicos de edades comprendidas entre los 14 y los 18 años. Estos adolescentes recibieron suplementos de forma aleatoria con placebo, 10 µg o 20 µg de vitamina D al día. Estos niveles se pueden considerar niveles razonables, ya que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) recomienda 100 µg/d como nivel máximo de consumo tolerable para adolescentes de entre 11 y 17 años (2).

Se ha observado que la deficiencia de vitamina D a largo plazo perjudica a la salud ósea y produce raquitismo y osteomalacia (reblandecimiento de los huesos) en adultos y niños respectivamente (3). Asimismo, se han registrado unos niveles bajos de vitamina D entre la gente que vive en latitudes del norte en Europa, especialmente durante los meses de invierno. Se ha sugerido que los adolescentes podrían encontrarse en riesgo de presentar unos niveles de vitamina D bajos porque tienen menos ocasiones de exponerse a la luz solar que los niños. Este dato es preocupante, ya que el crecimiento óseo se produce rápidamente durante estos años. La vitamina D es esencial para asegurar que los huesos absorben suficiente calcio para poder alcanzar el pico de masa ósea. Si esto no se consigue, podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de densidad ósea relacionada con la edad más adelante.

Tras la intervención, las concentraciones medias de 24(OH)D en sangre aumentaron de 49 nmol/L a 52 y 64 nmol/L en los grupos de 10,1 µg/d y 20 µg/d respectivamente. Los autores del estudio usaron estos datos para calcular que se requiere un consumo de vitamina D de entre 10 y 30 µg durante los meses de invierno para mantener las concentraciones en suero por encima de 25 o 50 nmol/L (dependiendo del umbral elegido). Esto enlaza con la recomendación del Comité Científico Asesor en Nutrición de Reino Unido (SACN, por sus siglas en inglés) de un consumo de 10 µg/d para mantener una concentración media de 25(OH) en suero mínima de 25 nmol/L (4). Los autores opinan que este estudio contribuirá a precisar las necesidades de vitamina D de los adolescentes (1).

referencias

  1. Smith TJ, Tripkovic L, Damsgaard CT et al.; “Estimation of the dietary requirement for vitamin D in adolescents aged 14 – 18 y: a dose-response, double-blind, randomized, placebo controlled trial”; AJCN 2016, 1–9. http://doi.org/10.3945/ajcn.116.138065.
  2. EFSA NDA Panel, EFSA Journal 2012, 10(7): 2813. DOI: 10.2903/j.efsa.2012.2813
  3. Institute of Medicine, Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes for calcium and vitamin D. Washington (DC): National Academies Press; 2011.
  4. SACN (Scientifics Advisory Committee on Nutrition). “Vitamin D and health report 2016.” https://www.gov.uk/goverment/uploads/system/uploads/attachment_data/file/537616/SACN_Vitamin_D_and_Health_report.pdf