opinión experta

Análisis de la relación beneficio/riesgo de los suplementos de antioxidantes

septiembre 1, 2010

file

Prof. Jeffrey B. Blumberg, Friedman School of Nutrition Science and Policy, Tufts University, EE. UU.

“Diversos enfoques de investigación, especialmente los estudios observacionales, sugieren que las dietas ricas en nutrientes antioxidantes, sobre todo las vitaminas C y E, el betacaroteno y el selenio, y/o los suplementos que contienen uno o más de estos nutrientes, están asociadas con un menor riesgo de desarrollar algunas enfermedades crónicas relacionadas con la edad, entre las que se incluyen varias formas de cáncer, así como las enfermedades cardiovasculares, oculares y neurodegenerativas. Estos resultados relativamente consistentes sirvieron de estímulo para realizar varios ensayos clínicos aleatorizados (EAC) a gran escala. Las conclusiones generales de la mayoría de estos estudios se han manifestado como equívocas o nulas. Los EAC estaban diseñados principalmente para probar la eficacia de la suplementación con antioxidantes en la prevención primaria o secundaria del cáncer y/o las enfermedades cardiovasculares.

Debido en gran parte a cuestiones de presupuesto y de potencia estadística, la mayoría de estos ensayos han evaluado sólo uno o dos nutrientes antioxidantes, por lo que es posible que no hayan aprovechado completamente las interrelaciones dinámicas entre estos nutrientes y otros componentes del sistema de defensa antioxidante. Es importante destacar que ninguno de estos estudios empleó criterios de inclusión como un nivel o una ingesta reducidos de nutrientes antioxidantes y/o biomarcadores elevados de estrés oxidativo, ni tampoco midió los resultados considerando si estos parámetros se veían afectados por la intervención. Tales elementos son necesarios para probar que los supuestos efectos derivados de estos nutrientes se deben a su acción antioxidante.

Las limitaciones de los EAC a la hora de probar la eficacia y seguridad de los nutrientes no siempre se valoran debidamente. El enfoque de investigación con EACs fue desarrollado para estudiar los fármacos en aquellos casos en los que las intervenciones están destinadas a curar una enfermedad que no ha sido provocada por la ausencia de los mismos; los nutrientes, por su parte, previenen disfunciones derivadas de su ingesta inadecuada. Además, los fármacos están generalmente destinados a tener un efecto agudo, marcado y con un objetivo específico de acción, mientras que los efectos de los nutrientes son típicamente crónicos, moderados y con un ámbito de aplicación polivalente. A esto hay que añadir que los efectos de los fármacos se pueden estimar comparándolos con un grupo de contraste no expuesto (placebo), mientras que resulta imposible y/o poco ético establecer un grupo que no consuma ningún nutriente. No obstante, el EAC se considera actualmente el ‘método de referencia’ para evaluar las intervenciones dietéticas y, como tal, es objeto de atención de la mayoría de los meta-análisis que abordan este tema.

Además de utilizar los EAC para probar los beneficios potenciales para la salud de los suplementos de antioxidantes, los meta-análisis se emplean para determinar su seguridad. La mortalidad por todas las causas o total se ha utilizado a veces como un indicador global de seguridad en los meta-análisis de EACs. Que un meta-análisis sea o no válido depende en gran medida de los valores estadísticos aplicados a la variabilidad de los estudios incluidos. Incluir EACs de escasa envergadura con pocas muertes, atribuir las muertes que ocurren después de sólo unos pocos meses de tratamiento con antioxidantes y combinar distintos nutrientes de varias formas, con dosis diferentes, en grupos de población heterogéneos y con diferentes estados de salud, puede implicar un alto riesgo de sesgo. Los meta-análisis de mortalidad total que no determinan la causa del fallecimiento y, por lo tanto, no descartan aquellos casos en los que no existe relación biológica alguna con la toxicidad de los antioxidantes (o prooxidantes), como las muertes accidentales y los homicidios, son de escasa validez. Vale la pena apuntar que el riesgo de mortalidad en un EAC de nutrientes dependerá sustancialmente de la naturaleza de la cohorte, incluyendo parámetros como tener una edad avanzada, padecer una enfermedad grave, la toxicidad de los tratamientos farmacológicos, etc.

En lugar de centrarse exclusivamente en el riesgo de mortalidad por cualquier causa, se necesita una perspectiva que sopese también los resultados beneficiosos de los EACs en su conjunto. Con respecto a la eficacia de la suplementación con antioxidantes en los EAC incluidos en el meta-análisis de Bjelakovic et al., los beneficios para la salud de la intervención fueron estadísticamente significativos sobre todo en aquellas poblaciones consideradas generalmente sujetas a un riesgo de deficiencia de micronutrientes, especialmente las vitaminas C y E, el selenio y el betacaroteno, así como de otros nutrientes como el zinc que intervienen en el sistema de defensa antioxidante. Esta relación sugiere que los complementos alimenticios para la prevención o el tratamiento de enfermedades crónicas podrían ser más eficaces en aquellas personas con una ingesta inadecuada, aunque no se manifiesten síntomas de deficiencia.

Los resultados de los estudios en personas con antioxidantes alimentarios dependen del estado inicial del sistema de defensa antioxidante y del estrés oxidativo de cada sujeto, de la dosis de nutriente(s) y del umbral de concentración para la acción de cada nutriente. Por lo tanto, los nuevos estudios sobre la eficacia y seguridad de los antioxidantes como complementos alimenticios deben considerar las formas y dosis apropiadas de los ingredientes, una duración que sea relevante para el desarrollo y/o progresión de la enfermedad, así como las dianas moleculares biológicamente importantes en aquellas poblaciones que mejor podrían manifestar una fuerte relación beneficio/riesgo.”

Boston, EE. UU., septiembre de 2010
Fuentas


Biesalski H. K., Grune T., Tinz J., Zollner I., Blumberg J. B. Reexamination of a meta-analysis of the effect of antioxidant supplementation on mortality and health in randomized trials. Nutrients. 2010; 2:929–949.

Bjelakovic G. et al. Antioxidant supplements for prevention of mortality in healthy participants and patients with various diseases. Cochrane Database Syst. Rev. 2008.