Noticias

¿Pueden las vitaminas del complejo B reducir el riesgo de deterioro cognitivo?

noviembre 28, 2014

Según un estudio realizado en los Países Bajos, el mayor consumo de ácido fólico y vitamina B12 no previene el deterioro cognitivo en personas mayores. Los expertos objetaron que los participantes ya tenían un nivel adecuado de ácido fólico al iniciar el estudio.

En el ensayo clínico aleatorizado se evaluó la función cognitiva (p. ej., memoria, atención y velocidad de procesamiento de la información) así como los niveles sanguíneos de homocisteína en 2919 participantes con una edad promedio de 74 años, quienes recibieron todos los días, durante dos años, un placebo o un tratamiento compuesto de 400 microgramos de ácido fólico y 500 microgramos de vitamina B12 (1). El análisis de los datos reveló que, si bien en el grupo que tomó las vitaminas del complejo B los niveles de homocisteína disminuyeron 5,0 micromol/l –frente a 1,3 micromol/l en el grupo placebo, en los dos grupos no se evidenció a lo largo del tiempo una diferencia en las puntuaciones obtenidas en las pruebas de función cognitiva. Sin embargo, los participantes con los niveles más bajos de vitamina B12 mostraron un incremento significativo en el desempeño de la memoria, comparados con los participantes que recibieron el placebo.

Los investigadores comentaron que un mayor consumo de vitaminas del complejo B podría desacelerar levemente el deterioro cognitivo, pero que no parece tener un fundamento real la esperanza de reducir el riesgo de pérdida de la memoria y la enfermedad de Alzheimer disminuyendo los niveles de homocisteína con ácido fólico y vitamina B12. Los expertos objetaron que, si bien para el estudio se seleccionaron pacientes con elevados niveles de homocisteína, su estado nutricional no se tuvo en cuenta al momento de iniciar el estudio. Los participantes en este estudio tenían concentraciones séricas de folato que se encontraban en el límite superior del rango normal (aprox. 19 nanomol/l). Los científicos comentaron que, ya que el aporte suplementario de nutrientes aporta un mayor beneficio a aquellas personas con el consumo más bajo de nutrientes y, en últimas, con el estado nutricional más bajo, los nuevos resultados no representan una sorpresa. Estos resultados pondrían una vez más de relieve la importancia del estado nutricional de los participantes en el diseño y la interpretación de los estudios clínicos en nutrición. Un estudio de cohortes prospectivo, realizado anteriormente, reveló una asociación significativa entre los altos niveles de homocisteína y el elevado riesgo de deterioro cognitivo (2).

referencias

  1. van der Zwaluw N. L. et al. Results of 2-year vitamin B treatment on cognitive performance: secondary data from an RCT. Neurology. 2014; 83:1-9.
  2. Nie T. et al. Hyperhomocysteinemia and risk of cognitive decline: a meta-analysis of prospective cohort studies. Eur Neurol. 2014; 72:241-248.