Noticias

Consumir de forma regular vitamina D contribuye a mantener unos niveles adecuados de ésta en los niños

enero 30, 2013

Según un nuevo estudio realizado en Canadá, los dos factores más estrechamente relacionados con unos mayores niveles de vitamina D en los niños pequeños son el consumo diario de un suplemento de vitamina D y beber dos tazas de leche de vaca al día.

El estudio observacional midió las concentraciones en sangre de vitamina D de 1.896 niños sanos de menos de 6 años de edad que participaron desde su nacimiento en un programa para prevenir problemas de nutri-ción frecuentes en los primeros años de vida y a fin de entender su impacto en la salud y en enfermedades futuras (1). Los resultados del estudio mostraron que el consumo en dieta de vitamina D a través de la suplementación con vitamina D y la leche de vaca eran los dos factores más estrechamente relacionados con el mantenimiento de unas reservas de vitamina D suficientes. Ambos factores resultaron mejores para calcular las reservas de vitamina D que el color de la piel o las medidas de exposición al sol. El 57% de los niños tomaba vitamina D de forma regular como suplemento.

Los investigadores comentaron que los registros alimenticios de los niños canadienses muestran que a los 12 meses de edad reciben solo el 11% de la cantidad diaria recomendada de vitamina D a través de alimentos como el aceite de pescado, los productos lácteos enriquecidos y los cereales. La infancia temprana es una fase crítica del desarrollo humano, por eso alcanzar y mantener unos niveles de vitamina D óptimos en esta fase podría ser importante para la salud en fases posteriores de la infancia y en la edad adulta. La deficien-cia de vitamina D es un factor de riesgo de varias enfermedades que incluyen el asma y las alergias infan-tiles. La deficiencia severa puede causar raquitismo, que consiste en el debilitamiento de los huesos.

referencias

  1. Maguire J. L. et al. Modifiable determinants of serum 25-hydroxyvitamin D status in early childhood: opportunities for prevention. JAMA Pediatrics. Published online January 2013.