Tema del mes

Efecto del concentrado de tomate soluble en agua y los ácidos grasos omega 3 en la activación plaquetaria

septiembre 1, 2015

file

La activación y la agregación plaquetarias desempeñan un papel fundamental en la hemostasia y la trombosis. La sobreactivación puede provocar la formación de grandes trombos y bloquear vasos sanguíneos fundamentales. Algunos micronutrientes tienen la capacidad de intervenir activamente en la cascada bioquímica de coagulación, incluidos los ácidos grasos omega 3 EPA y DHA y el concentrado de tomate soluble en agua, por lo que pueden ser beneficiosos para la salud cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en todo el mundo. La activación y la agregación plaquetarias desempeñan un papel fundamental en la hemostasia y la trombosis. Las plaquetas son estructuras en forma de lente de 2-3 µm de diámetro que carecen de núcleo y están formadas a base de fragmentos de citoplasma derivados de los megacariocitos de la médula ósea. La agregación plaquetaria es un proceso clave en la coagulación sanguínea. Sin embargo, una agregación excesiva puede provocar la formación de trombos, que a su vez pueden bloquear los vasos sanguíneos y ocasionar la necrosis de los tejidos locales. La hiperactividad plaquetaria puede comprometer la circulación, acelerar el desarrollo de la placa de ateroma y aumentar aún más el riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV).

Actualmente se cree que la alimentación y los nutrientes pueden desempeñar un papel potencial en la prevención o la mejora de las ECV, en especial a través de su efecto en la función plaquetaria. La dieta mediterránea y la dieta vegetariana tienen una relación inversa con la incidencia de ECV. El chocolate negro, el ajo, el jengibre, los ácidos grasos omega 3 de origen marino, la cebolla, el zumo de uva morada, el tomate y el vino reducen la agregación plaquetaria (1).

Las lesiones en el endotelio de los vasos sanguíneos provocan la exposición del colágeno. Las plaquetas se adhieren al colágeno, se activan y liberan tromboxano A2 (TXA2), un eicosanoide derivado del ácido araquidónico de la membrana que a su vez atrae más plaquetas. Después, sobre esas plaquetas se forman unas hebras fibrosas de una proteína llamada fibrina. Se forma un trombo (coágulo) cuando a la superficie de la fibrina se adhieren glóbulos rojos que a su vez se recubren con más fibra. Este proceso se repite muchas veces hasta formar el trombo (2).

El primer paso de la agregación plaquetaria es el cambio de forma de las plaquetas, que les permite volverse pegajosas y adherirse unas a otras. En segundo lugar, las plaquetas expresan en su superficie proteínas (por ejemplo, la P-selectina) que les permiten adherirse a los vasos sanguíneos, y proteínas G, que les permiten unir fibrina.

El tromboxano A2 (TXA2) se produce a partir del ácido araquidónico (ARA) por la acción de la enzima ciclooxigenasa (COX). Después, el TXA2 interviene en la producción de ADP y colágeno, moléculas que aumentan aún más el proceso de agregación de plaquetas. Además, el TXA2 interviene también en la producción de trombospondina, que se convierte en trombina. A continuación, la trombina interviene en la producción de fibrina a partir del fibrinógeno. Estas dos últimas fases conllevan la participación de los factores de coagulación, incluidos los dependientes de la vitamina K.

El concentrado de tomate soluble en agua actúa sobre la agregación plaquetaria disminuyendo la expresión de P-selectina y GPIIb/IIIa, la producción de TXA2 y la acción de la agregación plaquetaria inducida por ADP y colágeno. Es importante señalar que estas acciones son reversibles. (Véase el diagrama para mayor claridad).

file

Por el contrario, la aspirina impide la formación de plaquetas. La acción del tromboxano A2 inhibe de forma irreversible la enzima COX y de este modo detiene una mayor agregación plaquetaria. Como las plaquetas no tienen núcleo, no pueden generar ciclooxigenasa por sí mismas. La inhibición enzimática dura toda la vida de la célula (unos 10 días) (3). Desde hace tiempo es sabido que los ácidos grasos omega 3 de origen marino disminuyen la agregación plaquetaria y alargan moderadamente el tiempo de sangrado (3, 4, 5, 6).

En un metaanálisis de 15 ensayos clínicos aleatorizados llevado a cabo por Gao et ál. (7) en 2013, la complementación redujo significativamente la agregación plaquetaria inducida por el difosfato de adenosina. También se hallaron tendencias de agregación plaquetaria inducida por colágeno y ácido araquidónico, pero no fueron significativas.

La Sociedad Europea de Cardiología fomenta el consumo de ácidos grasos omega 3 en la prevención secundariade enfermedades cardiovasculares. Recomienda dosis de 1 g de pescado azul en pacientes que ya hayan sufrido un infarto (8). La Autoridad europea de seguridad alimentaria (EFSA) recomienda la ingesta diaria de un mínimo de 250 mg de EPA y DHA para mantener la salud cardiovascular de la población en general.

Se ha desarrollado un concentrado de tomate soluble en agua (CTSA) sin licopeno y sin grasas con un total de 37 constituyentes identificados (incluidos nucleósidos, nucleótidos, glucósidos y flavonoides) que ha demostrado inhibir la agregación in vitro en diferentes grados (9). La EFSA ha publicado una opinión (10, 11) sobre este beneficio que ha dado lugar a una declaración saludable en el artículo europeo 13.5 y que indica que una ingesta diaria de 3 g del preparado de CTSA o de 150 mg del equivalente en polvo «contribuye a mantener la agregación de plaquetas normal».

O’Kennedy et ál. (12) realizaron un estudio aleatorizado cruzado, doble ciego y controlado con placebo de una intervención con CTSA en 90 personas sanas con función plaquetaria normal. Tres horas después del consumo se produjo un gran descenso de la agregación plaquetaria por colágeno y ADP. Los efectos fueron más pronunciados en los hombres (aproximadamente, 22-25 %) que en las mujeres (15-18 %) y dependieron de la dosis. Es importante señalar que el tiempo de sangrado no se vio afectado. Los estudios proteómicos han revelado que el CTSA regula cerca de 50 proteínas con efectos demostrados en la coagulación, la estructura, el estrés oxidativo y el metabolismo de ATP/ADP.

A título comparativo, una dosis de 162 mg de aspirina, dosis que a menudo se receta a personas con riesgo de infarto, desactiva el 95 % de la ciclooxigenasa plaquetaria, pero también lleva asociado un mayor riesgo de sangrado estomacal e ictus hemorrágico. Todos estos datos indican que el tomate contiene componentes antiplaquetarios muy potentes y que consumir tomate puede ser beneficioso tanto como tratamiento preventivo o terapéutico de las enfermedades cardiovasculares (1).

referencias

  1. McEwen BJ, “The influence of diet and nutrients on platelet function”, Semin Thromb Hemost. 2014 Mar;40(2):214-26.
  2. Handwrittentutorials.com, “Hemostasis 1 – Clots, Thrombi and Antiplatelets”, https://www.youtube.com/watch?v=f9Ojq9f2qaM , accessed 14th July 2015.
  3. Harrison N and Abhyankar B, “The Mechanism of Action of Omega-3 Fatty Acids in Secondary Prevention Post-Myocardial Infarction”, Curr Med Res Opin. 2005;21(1):95-100
  4. Agren JJ, Vaisanen S, Hanninen O, et al. Hemostatic factors and platelet Aggregation after a fish-enriched diet or fish oil or docosahexaenoic acid supplementation. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids 1997;57:419-21
  5. Mori TA, Beilin LJ, Burke V, et al., “ Interactions between dietary fat, fish, and fish oils and their effects on platelet function in men at risk of cardiovascular disease”. Arterioscler Thromb Vasc Biol 1997;17:279-86
  6. Guichardant M, Calzada C, Bernoud-Hubac N et al., “Omega-3 polyunsaturated fatty acids and oxygenated metabolism in atherothrombosis, Biochim Biophys Acta”. 2015 Apr;1851(4):485-495
  7. Gao LG, Cao J, Mao QX et al., “Influence of omega-3 polyunsaturated fatty acid-supplementation on platelet aggregation in humans: a meta-analysis of randomized controlled trials”, Atherosclerosis. 2013 Feb;226(2):328-34
  8. Van de Werf F, Bax J, Betriu A et al, “Management of acute myocardial infarction in patients presenting with persistent ST-segment elevation”, European Heart Journal 20108, 29(23): 2909-2945.
  9. Dutta-Roy AK, Lynn Crosbie L, & Gordon MJ, “Effects of tomato extract on human platelet aggregation in vitro”, Platelets 2001, 12 (4): 218-227
  10. European Food Safety Authority (EFSA), Scientific Opinion of the Panel on Dietetic Priducts, Nutrition and Allergies ona request from Provexis Natural Products Limited on Water-soluble tomato concentrate (WSTC I and II) and platelet aggregation. EFSA Journal 2009, 1101, 1-15.
  11. European Food Safety Authority (EFSA), “Scientific Opinion on the modification of the authorisation of a health claim related to water-soluble tomato concentrate and helps to maintain a healthy blood flow and benefits circulation pursuant to Article 13(5) of Regulation (EC) No 1924/2006 following a request in accordance with Article 19 of the Regulation (EC) No 1924/2006, EFSA Journal 2010; 8(7) 1689
  12. O'Kennedy N, Crosbie, L, Whelan, S et al..”Effects of tomato extract on platelet function: A double-blinded crossover study in healthy humans”, American Journal of Clinical Nutrition 2006, 84(3): 561-569.