Noticias

El alto consumo de vitamina B2 podría mejorar las características de la sangre

mayo 10, 2011

Según un nuevo estudio realizado en el Reino Unido, el aumento de los niveles de riboflavina aumenta el número de glóbulos rojos y las concentraciones de hemoglobina en las mujeres jóvenes.

En el ensayo aleatorizado controlado se asignó a 119 mujeres sanas de edades comprendidas entre los 19 y los 25 años, o bien un suplemento de riboflavina de 2 mg o de 4 mg, o placebo durante 8 semanas (1). Los resultados del estudio mostraron que el uso del suplemento de riboflavina produjo una mejora significativa en la concentración de riboflavina en sangre con una respuesta a la dosis. A su vez, la mejora de los niveles de riboflavina llevó a un aumento del número de glóbulos rojos y de las concentraciones de hemoglobina. Cuanto más bajos eran los niveles de riboflavina al comienzo del estudio, mayores fueron los efectos beneficiosos obtenidos. Ni el consumo de hierro en dieta ni la absorción de hierro se modificaron durante el estudio.

Según los investigadores, estos resultados muestran que los niveles bajos de riboflavina en este grupo de mujeres reducían su aprovechamiento del hierro y que la mejora de dichos niveles supondría un aumento de la hemoglobina independientemente de las modificaciones del hierro en la dieta. No está claro mediante qué mecanismos influyen los niveles de riboflavina en las características de la sangre. Se cree que unos mayores niveles de riboflavina podrían aumentar la movilización de las reservas de hierro del propio cuerpo. Los científicos señalaron que estos hallazgos podrían ser relevantes también para otros grupos de edad en los que se ha observado una alta incidencia de deficiencia de riboflavina, como en adolescentes y ancianos. Aunque la deficiencia manifiesta de riboflavina en los países desarrollados es poco habitual porque esta se encuentra en muchos alimentos y a menudo la harina de trigo se fortifica con ella, la deficiencia de
vitamina B2 sin síntomas aparentes podría estar bastante extendida. Además, es posible que las recomendaciones actuales sobre los límites que determinan la deficiencia marginal deban revisarse.

La deficiencia de riboflavina es endémica en muchas poblaciones con dietas bajas en carne y productos lácteos. Además, sorprendentemente, se ha detectado una alta incidencia de deficiencia de riboflavina en grupos de población aparentemente sanos de países desarrollados como Estados Unidos, Francia y
el Reino Unido (2-4). Gracias a encuestas realizadas recientemente por National Diet and Nutrition Surveys del Reino Unido, se ha hallado deficiencia de riboflavina en el 41% de los ancianos no institucionalizados (5) y el 95% de las jóvenes adolescentes (6).

referencias

  1. 1. Powers H. J. et al. Correcting a marginal riboflavin deficiency improves hematologic status in young women in the United Kingdom (RIBOFEM). Am J Clin Nutr. 2011.
  2.  Anderson J. J. et al. Micronutrient intakes in two US populations of older adults: lipid research clinics program prevalence study findings. J Nutr Health Aging. 2009; 13:595–600.
  3. Preziosi P. et al. Breakfast type, daily nutrient intakes and vitamin and mineral status of French children, adolescents and adults. J Am Coll Nutr. 1999; 18:171–178.
  4. Ruston D. et al. The National Diet and Nutrition Survey: adults aged 19-64. Nutritional status. London, United Kingdom: The Stationary Office, 2004.
  5. Finch S. et al. The National Diet and Nutrition Survey: people aged 65 years and older. London, United Kingdom: TSO, 1998.
  6. Gregory J. and Lowe S. National Diet and Nutrition Survey of young people aged 4-18 years. London, United Kingdom: The Stationary Office, 2000.