Noticias

El aumento del consumo de pescado podría reducir el riesgo de ataque al corazón

octubre 5, 2012

Según un nuevo estudio realizado en Suecia, el riesgo de infarto de miocardio podría reducirse mediante el consumo de pescado rico en ácidos grasos esenciales y con bajo contenido de mercurio.

Para investigar cómo se relaciona la exposición a los ácidos grasos esenciales omega-3 de origen marino y al mercurio con el riesgo de infarto de miocardio (IM), se analizaron las concentraciones en sangre del ácido eicosapentaenoico (EPA) y del ácido docosahexaenoico (DHA), la cantidad de mercurio en cabello y los casos de IM de 572 hombres (1). Los resultados mostraron que las altas concentraciones de mercurio se relaciona-ban con un aumento del riesgo de ataque al corazón mientras las altas concentraciones de EPA y DHA dismi-nuían el riesgo. El aumento del riesgo debido al mercurio solo se observó cuando los niveles de este conta-minante ambiental eran muy elevados en el cuerpo y si al mismo tiempo el nivel de ácidos grasos omega-3 protectores era bajo.

Los investigadores concluyeron que es importante mantener un equilibrio entre las sustancias ambientales beneficiosas (ácidos grasos omega-3) y las nocivas (mercurio, PCB y dioxinas) del pescado. Por otro lado, recomiendan comer pescado 2-3 veces a la semana, pero evitando aquellos pescados con más sustancias contaminantes (p. ej. el lucio, la perca, el lucioperca). Según un estudio reciente de la Agencia Nacional de Alimentación de Suecia, 7 de cada 10 suecos no comen suficiente pescado. Algunos estudios han demostra-do que las personas que comen pescado tienen un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares que los que no lo comen o comen muy poco.

referencias

  1. Wennberg, M. et al. Myocardial infarction in relation to mercury and fatty acids from fish: a risk-benefit analysis based on pooled Finnish and Swedish data in men. Am J Clin Nutr. 2012; 96(4):706–713.