Noticias

El consumo adecuado de carotenoides podría ayudar a prevenir el envejecimiento cutáneo

noviembre 29, 2013

Un estudio alemán confirma que el consumo regular de carotenoides como el betacaroteno, el licopeno, la luteína y la zeaxantina podría proteger la piel de los daños producidos por la luz y las enfermedades relacionadas con esta.

En el ensayo aleatorio controlado se midieron la protección contra los radicales libres y el perfil lipídico de la piel de 24 participantes sanos (de edades entre 22 y 66 años) que recibieron a diario durante ocho semanas un suplemento de carotenoide con 1 mg de betacaroteno, 2,2 mg de luteina, 0,7 mg de zeaxantina y 0,4 mg de licopeno, o un placebo (1). Los resultados del estudio mostraron que los participantes que tomaron el suplemento tuvieron un aumento lento pero significativo de la concentración de carotenoides en la piel, así como una mayor actividad captadora de radicales libres de la piel y una considerablemente mejor protección contra el estrés producido por la formación de radicales (medidos con una espectroscopia de resonancia paramagnética electrónica) en comparación con el grupo de placebo. Además, la concentración de lípidos de la piel, especialmente los lípidos del estrato córneo, aumentó en el grupo de suplementación comparado con el grupo de placebo.

Los investigadores comentaron que estos resultados indican que la suplementación con carotenoides antioxidantes en concentraciones fisiológicas parecen proteger la piel contra las especies reactivas del oxígeno y podrían evitar el envejecimiento prematuro de la piel y enfermedades cutáneas asociadas a los radicales. Investigaciones anteriores ya sugirieron que el consumo de carotenoides en dosis moderadas podría tener varios beneficios para la salud, como la protección contra la radiación UV, el aumento de la microcirculación y la prevención del envejecimiento cutáneo prematuro (2, 3). Los carotenoides pueden eliminar los radicales libres dentro de las células para prevenir el daño celular, como la oxidación del ADN o el daño de la membranas celulares, relacionado con la peroxidación lípida. Dentro de este contexto, la luz solar en uno de los peligros medioambientales más dañinos para la piel, provocando el envejecimiento prematuro de la piel, inflamación y un mayor riesgo de cancer de piel. Concentraciones adecuadas de lípidos específicos en el estrato córneo, la capa más externa de la epidermis, son de especial importancia para asegurar la función de barrera de la piel.

referencias

  1. Meinke M. C. et al. Influence of dietary carotenoids on radical scavenging capacity of the skin and skin lipids. European Journal of Pharmaceutics and Biopharmaceutics. 2013; 84(2):365-373.
  2. Lademann J. et al. Interaction between carotenoids and free radicals in human skin. Skin Pharmacol. Physiol. 2011; 24:238–244.
  3. Haag S. F. et al. Comparative study of carotenoids, catalase and radical formation in human and animal skin. Skin Pharmacol. Physiol. 2010; 23:306–312.