Noticias

El consumo elevado de ácidos grasos omega 3 podría disminuir el riesgo de diabetes

marzo 30, 2011

Según un nuevo estudio realizado con esquimales de Alaska, el consumo elevado de ácidos grasos omega-3 podría reducir el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2.

En un estudio observacional se analizaron muestras de sangre de 330 esquimales de una media de 45 años de edad en relación con los ácidos grasos omega-3 y los factores de riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad, como altas concentraciones de triglicéridos y de la proteína C reactiva (PCR), un medidor de inflamación (1). Un 70% de los participantes padecían sobrepeso u obesidad. El análisis mostró que los niveles elevados de PRC y triglicéridos se daban principalmente en los esquimales obesos con un nivel reducido de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). Estos niveles superiores no se observaron en participantes con un nivel alto de ácidos grasos omega-3 en la sangre.

Los investigadores comentaron que este hallazgo podría tener una gran relevancia clínica para la prevención de algunas enfermedades relacionadas con la obesidad. Las investigaciones han demostrado que la obesidad está relacionada con altas concentraciones de triglicéridos y PCR en la sangre, dos biomarcadores que predicen, independientemente y con bastante exactitud, el riesgo de contraer enfermedades cardiovascu-
lares
y posiblemente diabetes. Los esquimales de Alaska tienen una tasa de obesidad similar a la de la población de Estados Unidos, pero la incidencia de diabetes tipo 2 es de sólo un 3,3%, en comparación con el 7,7 % nacional. Puesto que el consumo medio de ácidos grasos omega-3 de los esquimales, procedente del pescado, es 20 veces superior al de los otros, la menor prevalencia de la diabetes podría atribuirse, al menos en parte, al superior consumo de omega-3 de los esquimales. Otros factores como los genéticos, el estilo de vida y la dieta podrían marcar esta diferencia.

Los investigadores solicitan un estudio aleatorizado controlado para comprobar si el aumento de la ingesta de ácidos grasos omega-3 reduce significativamente los efectos de la obesidad en cuanto a la inflamación y los triglicéridos.

referencias

  1. Makhoul Z. et al. Associations of obesity with triglycerides and C-reactive protein are attenuated in adults with high red blood cell eicosapentaenoic and docosahexaenoic acids. European Journal of Clinical Nutrition. 2011.