Noticias

El consumo excesivo de vitamina D durante el embarazo podría aumentar el riesgo de alergias alimentarias en los niños

marzo 4, 2013

Un nuevo análisis de datos procedente de Alemania sugiere que el consumo de altas dosis de suplementos de vitamina D durante el embarazo podría aumentar el riesgo de que los niños desarrollen alergias a los alimentos en los dos primeros años de vida. Los expertos han criticado las conclusiones como no representativas.

Basándose en los resultados de un estudio observacional anterior, se compararon las concentraciones en sangre de vitamina D de 622 mujeres embarazadas y sus 629 bebés recién nacidos con la aparición de alergias alimentarias durante los dos primeros años de vida de los niños, utilizándose para ello cuestionarios (1). Los resultados indicaron que en los casos en que las mujeres gestantes presentaron un nivel bajo de vitamina D en sangre, la aparición de alergias a los alimentos entre sus hijos de dos años fue menos frecuente que en los casos en los que se observó un nivel alto de vitamina D en sangre. Además, los niños cuyas madres ingirieron dosis elevadas de vitamina D mostraron un nivel alto de la inmunoglobulina E específica a alérgenos en alimentos como la clara de huevo, la proteína de la leche, la harina de trigo, los cacahuetes o la soja. Por otra parte, unas altas concentraciones de 25(OH)D3 en el cordón umbilical se han asociado con un menor número de células T reguladoras.

Los expertos criticaron que los resultados del estudio también mostraron que de todas las mujeres embarazadas, el 44,4% presentó unos niveles deficientes (por debajo de 20 ng/ml), el 25,7% niveles insuficientes (20–29,9 ng/ml) y sólo el 29,9% unos niveles óptimos (más de 30 ng/ml) de 25(OH)D3. El 50,0% de los recién nacidos tuvo unos niveles deficientes de 25(OH)D3 (inferiores a 11 ng/ml). Únicamente siete mujeres recibieron suplementos de vitamina D durante el embarazo. Varios estudios epidemiológicos han demostrado que muchas mujeres embarazadas en todo el mundo tienen unos niveles insuficientes o deficientes de vitamina D, lo cual hace que los bebés posteriormente también tengan unos niveles insufi-cientes o deficientes de vitamina D. Para reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con unos niveles bajos de vitamina D en la madre y el niño, la mayoría de los científicos recomienda una suplementación con dosis adecuadas. Aunque la advertencia contra un consumo demasiado alto de vitamina D es extensible a cualquier otro nutriente, no refleja la realidad de una ingesta insuficiente generalizada.

Sobre el posible mecanismo de la vitamina D, los investigadores comentaron que ésta puede suprimir el desarrollo de ciertas células T reguladoras (Treg) capaces de evitar que el sistema inmune reaccione en exceso a los alérgenos y pueda proteger contra las alergias. Por lo tanto, al disminuir la actividad de las células inmunorreguladoras, la vitamina D podría incrementar el riesgo de alergia. Los científicos recono-cieron que aunque la aparición de alergias alimentarias se ve afectada por muchos otros factores además del nivel de vitamina D, sería importante tener en cuenta este aspecto.

referencias

  1. Weisse K. et al. Maternal and newborn vitamin D status and its impact on food allergy development in the German LINA cohort study. Allergy. 2013; 68:220–228.