Noticias

El consumo excesivo de vitamina E podría no ser perjudicial para la salud

mayo 1, 2013

Según una nueva revisión de estudios realizada en EE. UU., existen mecanismos biológicos para eliminar de forma regular los posibles niveles excesivos de vitamina E que hacen que sea casi imposible consumir una cantidad nociva.

En la revisión sobre cómo se metaboliza la vitamina E se identificaron dos sistemas principales en el hígado que controlan el nivel de vitamina E en el cuerpo y excretan las cantidades excesivas de forma regular (1). Incluso los niveles muy altos que se consiguieron con la suplementación solo lograron doblar los niveles de vitamina E en el tejido, los cuales no resultan nocivos. Los mecanismos que dan lugar a la preferencia del alfa-tocoferol en relación a las ocho formas de vitamina E que se dan de forma natural dependen en gran medida del hígado e incluyen una secreción preferencial de alfa-tocoferol del hígado al plasma para ser transportado por las lipoproteínas circulantes para la posterior absorción por parte de los tejidos, así como un metabolismo hepático preferencial de las otras formas de vitamina E.

Los investigadores comentaron que los niveles tóxicos de vitamina E en el cuerpo no se dan. No es posible que los niveles tóxicos de vitamina E se acumulen en el hígado o en otros tejidos, a pesar de la preocupa-ción existente sobre posibles riesgos para la salud ocasionados por el alto consumo de vitamina E. Los científicos apuntaron que los estudios anteriores que habían observado consecuencias adversas derivadas de la vitamina E habían malinterpretado los datos. Según las investigaciones y debido a su interacción con la vitamina K, la vitamina E puede causar un aumento del sangrado, pero ningún estudio ha demostrado que esto suponga un riesgo para la salud. Por lo tanto, ningún nivel alto de vitamina E en la dieta o a través de cualquier uso normal de suplementos debería ser preocupante.

Además, la vitamina E desempeña muchos papeles importantes para una salud óptima. Protege los ácidos grasos poliinsaturados de la oxidación, podría contribuir a proteger otros lípidos esenciales y se ha estudiado por su posible papel en muchas enfermedades degenerativas. Los científicos añadieron que los niveles de consumo por encima de lo normal podrían ser necesarios para algunas personas con determinados proble-mas de salud y que se ha observado que el tabaquismo agota los niveles de vitamina E. Si bien tomar demasiada vitamina E no supondría un problema real, es mucho más importante el hecho de que más del 90% de la población de EE. UU. tiene niveles inadecuados de vitamina E en su dieta.

La vitamina E es un antioxidante y un nutriente muy importante para el funcionamiento adecuado de muchos órganos, nervios y músculos y también es un anticoagulante que puede reducir la coagulación sanguínea. Se encuentra en los aceites, la carne y otros alimentos, aunque a menudo se consume en niveles inadecuados en la dieta, especialmente con la creciente importancia de las dietas bajas en grasa.

referencias

  1. Traber M. G. Mechanisms for the Prevention of Vitamin E Excess. Journal of Lipid Research. Published online April 2013.