Noticias

El consumo periódico de vitamina D podría disminuir el riesgo de mortalidad

abril 2, 2012

Un nuevo estudio realizado en EE. UU. sugiere que una suplementación apropiada con vitamina D podría aumentar la supervivencia en personas con déficit de vitamina D.

A fin de investigar la relación entre la deficiencia de vitamina D y la morbilidad y mortalidad cardiovascu-lares, así como el efecto de la suplementación en la supervivencia, el estudio observacional midió las concentraciones en sangre de vitamina D y la incidencia de enfermedades relacionadas con las enferme-dades cardiovasculares como la hipertensión, la arteriopatía coronaria y la diabetes de 10.899 personas con una edad media de 58 años (1). Los resultados del estudio mostraron que el 70% de los participantes sufría deficiencia de vitamina D (por debajo de los 30 ng/ml), lo que se relacionó con una incidencia significati-vamente mayor de enfermedades relacionadas con las enfermedades cardiovasculares y un 164% más de mortalidad por todas las causas. El consumo de suplementos de vitamina D se relacionó con un aumento del 61% de la supervivencia.

Los investigadores concluyeron que existe una relación significativa entre la suplementación con vitamina D y una mayor supervivencia en individuos con deficiencia de dicha vitamina. Sería adecuado que se realiza-ran investigaciones adicionales con estudios prospectivos a largo plazo con diferentes dosis de vitamina D en poblaciones sanas y enfermas para establecer de forma más firme el papel de la suplementación de la vitamina D en los resultados generales y la mortalidad. Según los científicos, los hallazgos podrían afectar a las recomendaciones actuales, puesto que podrían llegar a ser necesarios suplementos que proporcionaran al menos 1.000 Unidades Internacionales ( UI) al día para evitar la deficiencia. Hasta la fecha, son pocos los estudios prospectivos que han evaluado la suplementación con vitamina D y no todos han mostrado beneficios. Es posible que la ausencia de beneficios en algunos de estos estudios esté causada por unos niveles de suplementación con vitamina D por debajo de los óptimos. Muchos estudios previos sobre la suplementación con vitamina D han usado dosis de 400 a 800 UI, lo que podría no ser suficiente para garantizar niveles óptimos en suero, ya que las dosis de suplementos diarias más apropiadas van de 1.000 a 2.000 UI. El Institute of Medicine ha aumentado hace poco la cantidad diaria recomendada (CDR) a 600 UI.

referencias

  1. Vacek J. L. et al. Vitamin D deficiency and supplementation and relation to cardiovascular health. American Journal of Cardiology. 2012; 109(3):359–363.