Noticias

El licopeno podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedad coronaria

septiembre 21, 2011

Aunque todavía es necesario aclarar muchos aspectos de las funciones del licopeno, ya se podría recomendar la suplementación de pequeñas dosis de este carotenoide como medida preventiva para las enfermedades cardiovasculares, según una nueva revisión realizada en Italia.

La revisión analizó sistemáticamente los estudios epidemiológicos y de intervención disponibles con el fin de hacer una evaluación crítica de la asociación entre los suplementos de licopeno y las enfermedades cardiovasculares (ECV) y/o la evolución de los factores de riesgo de este tipo de enfermedades (1). El análisis de los estudios reveló que varios informes –en su mayoría basados en estudios epidemiológicos– defienden el papel del licopeno en la prevención de las enfermedades cardiovasculares (2) disminuyendo los factores de riesgo (3) y los biomarcadores (4) de la ECV. Los estudios de intervención, por su parte, ofrecieron un panorama menos claro y más complejo con resultados contradictorios en algunos casos (5).

Los investigadores concluyeron que, si bien es necesario aclarar muchas propiedades del licopeno en el metabolismo in vivo, así como sus funciones e indicaciones clínicas, la suplementación de pequeñas dosis ya se puede sugerir como medida preventiva para contrastar y mejorar muchos aspectos de las ECV. Teniendo en cuenta que el desarrollo de las enfermedades crónicas depende de múltiples factores, es probable que los estudios de intervención en los que se administran suplementos de un solo micronutriente muestren escaso o ningún efecto sobre el riesgo de ECV. En este sentido, se precisaría más investigación para sugerir efectos beneficiosos.



El licopeno es un carotenoide natural que se encuentra en el tomate y, aunque forma parte de la familia de los carotenoides, no tiene actividad de pro-vitamina A, pero sí otras muchas funciones bioquímicas como eliminador de antioxidantes e inhibidor de factores proinflamatorios y protrombóticos. Estas características hacen que resulte potencialmente beneficioso para las ECV. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países occidentales y responsables de hasta un tercio de los fallecimientos totales en todo el mundo. En comparación con el Norte de Europa y otros países de Occidente, el área del Mediterráneo presenta una tasa inferior de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer. Esto se atribuye, al menos en parte, a la dieta mediterránea, que es rica en carotenoides vegetales como el licopeno, el betacaroteno, la luteína y la zeaxantina.

referencias

  1. Mordente A. et al. Lycopene and cardiovascular diseases: an update. Curr Med Chem. 2011; 18(8):1146–1163.
  2. Sesso H. D. et al. Dietary lycopene, tomato-based food products and cardiovascular disease in women. J Nutr. 2003; 133(7):2336–2341.
  3. Agarwal S. and Rao A. V. Tomato lycopene and low density lipoprotein oxidation: a human dietary intervention study. Lipids. 1998; 33(10):981–984.
  4. Jacob K. et al. Infleunce of lycopene and vitamin C from tomato juice on biomarkers of oxidative stress and inflammation. British Journal of Nutrition. 2008; 99(1):137–146.
  5. Ried K. and Fakler P. Protective effect of lycopene on serum cholesterol and blood pressure: Meta-analyses of intervention trials. Maturitas. 2011; 68(4):299–310.