Noticias

El momento de ingerir calcio y vitamina D puede afectar a la salud ósea de los deportistas profesionales

julio 10, 2013

Según un nuevo estudio estadounidense, la ingesta de suplementos combinados de calcio y vitamina D antes de practicar deporte puede ser un factor importante para la adaptación del esqueleto a la actividad física.

En este estudio clínico participaron 52 varones de entre 18 y 45 años que ingirieron aleatoriamente 1000 mi-ligramos de calcio y 1000 unidades internacionales de vitamina D bien 30 minutos antes o bien una hora después del ejercicio (1). Este consistió en simular una prueba contrarreloj de 35 kilómetros en la que los participantes llevaban parches cutáneos para absorber el sudor. 30 minutos antes y una hora después del ejercicio se midió el nivel sanguíneo de calcio y de hormona paratiroidea, así como el peso corporal (corre-gido según la ingesta de líquido). También se midió la cantidad de calcio en el sudor de los parches para calcular el calcio perdido a través de la piel durante la prueba. Los resultados del estudio demostraron que la disminución de calcio en sangre inducida por el ejercicio tuvo lugar independientemente de si el suplemento se administró antes o después del ejercicio. Sin embargo, con la suplementación previa la disminución fue menor. Aunque no es estadísticamente significativo, los niveles de hormona paratiroidea se elevaron ligera-mente menos entre los ciclistas que ingirieron el calcio antes de la prueba.

En opinión de los investigadores, estos resultados son relevantes para personas que practican ejercicio in-tenso y que pueden perder una cantidad sustancial de calcio a través del sudor. La ingesta de calcio antes
de practicar deporte puede ayudar a mantener más estable el nivel de calcio durante el ejercicio que si se ingiere después, pero de momento se desconoce su efecto a largo plazo en la densidad ósea.

Los estudios anteriores demuestran que un año de entrenamiento intensivo lleva asociada una disminución sustancial de la densidad mineral ósea en los cliclistas profesionales (2). Según los expertos, este tipo de pérdida ósea inducida por el ejercicio podría estar relacionada con la pérdida de calcio durante la práctica. Cuando el nivel de calcio en sangre disminuye, la glándula paratiroides produce un exceso de hormona paratiroidea, lo cual puede movilizar el calcio del esqueleto y debilitar los huesos.

referencias

  1. Sherk V. D. et al. Timing of calcium supplementation relative to exercise alters the calcium homeostatic response to vigorous exercise. Data presented at the Endocrine Society's Annual Meeting in San Francisco, USA; June 2013.
  2. Beatty T. et al. Bone density in competitive cyclists. Curr Sports Med Rep. 2010; 9(6):352–355.