Noticias

El potasio y el magnesio en la dieta podrían mejorar la hipertensión

septiembre 13, 2011

De acuerdo con un nuevo estudio llevado a cabo en Finlandia, sustituir la sal común por sales de magnesio y/o potasio podría ayudar a reducir la presión arterial en personas que padecen hipertensión.

En el ensayo aleatorizado controlado, 45 participantes con presión arterial alta y ligeramente alta o normal consumieron alimentos procesados salados con cloruro de sodio (100% NaCl) o bien una mezcla de cloruro de sodio (50%) con cloruro de potasio (25%) y cloruro de magnesio (25%) durante 8 semanas (1). Durante este tiempo se midió la presión arterial y se tomaron muestras de sangre de forma periódica. Los resultados del estudio mostraron que el grupo que consumió la mezcla de sales minerales presentó un descenso significativo de la presión arterial sistólica (7,5 ±10,1 mmHg) y diastólica (2,7 ± 4,5 mmHg) en comparación con los participantes que utilizaron sal común.

Los investigadores concluyeron que la sustitución de la sal común por una sal mineral baja en sodio y con un alto contenido en potasio y magnesio podría ser una manera viable de reducir la ingesta diaria de sodio y la presión arterial sistólica en personas que tienen una presión normal-alta o ligeramente elevada. Según los científicos, la administración de suplementos de potasio y magnesio en una dieta baja en sodio puede aumentar el efecto antihipertensivo de ésta y, por lo tanto, ser de utilidad en el tratamiento de la hipertensión. A su vez, esto podría tener una repercusión importante en la salud cardiovascular de la población. El potasio favorece la excreción de sales de sodio en la orina. La ingesta de magnesio también puede contribuir a bajar la presión arterial disminuyendo la resistencia vascular.

La hipertensión en uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y renales. Una menor ingesta de sal reduce la presión arterial y, por consiguiente, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Un análisis publicado recientemente demostró que reduciendo el consumo de sal 3 g al día se prevé un descenso anual de cardiopatías congénitas de entre 60.000 y 120.000 nuevos casos tan sólo en los EE. UU.

referencias

  1. Sarkkinen E. S. et al. Feasibility and antihypertensive effect of replacing regular salt with mineral salt rich in magnesium and potassium- in subjects with mildly elevated blood pressure. Nutrition Journal. 2011; 10:88.