Noticias

El suministro de yodo en el útero podría estar relacionado con la alfabetización de los niños

mayo 20, 2013

Un nuevo estudio realizado en Australia ha observado que los niños que no recibieron suficiente yodo en el útero tuvieron una peor puntuación en los exámenes de alfabetización cuando tenían 9 años que los niños de su misma edad con suficiente yodo en el útero.

El estudio longitudinal examinó las puntuaciones obtenidas en exámenes de alfabetización estandarizados por 228 niños cuando tenían 9 años nacidos durante un periodo de deficiencia de yodo leve entre la pobla-ción (1). Los resultados mostraron que una exposición inadecuada al yodo durante el embarazo se relacio-naba con efectos a largo plazo: a los 9 años, los participantes tenían puntuaciones más bajas en los exáme-nes, en especial en ortografía, en comparación con los niños con un suministro de yodo suficiente. La expo-sición al yodo inadecuada no se relacionó con puntuaciones más bajas en los exámenes de matemáticas.

Los investigadores comentaron que, aunque la dieta de los participantes se enriqueció con yodo durante la infancia, esta suplementación no fue suficiente para hacer remitir el impacto de la deficiencia durante el embarazo de la madre. El yodo desempeña un papel clave en el desarrollo cerebral e incluso una deficiencia leve durante el embarazo puede ser nociva para el desarrollo neurológico del bebé. Los científicos sugirieron que la deficiencia de yodo podría influir también en el desarrollo auditivo y, en consecuencia, en la memoria de trabajo auditiva y por lo tanto tuvo más impacto en la ortografía de los estudiantes que en el razonami-ento matemático.

Los investigadores subrayaron que la deficiencia de yodo durante el embarazo se puede prevenir: las mujeres embarazadas deberían seguir las directrices para la salud pública y tomar suplementos diarios con yodo. Los programas de suplementación de la salud pública también pueden desempeñar un papel impor-tante en el seguimiento de cuánto yodo recibe la población y actuar para garantizar que los grupos de riesgo reciben suficiente yodo en la dieta. En Australia, los panaderos comenzaron a usar sal yodada en octubre de 2011 como parte de un programa de enriquecimiento voluntario con yodo.

referencias

  1. Rebagliato M. et al. Iodine Supplementation During Pregnancy and Infant Neuropsychological Development: INMA Mother and Child Cohort Study. American Journal of Epidemiology. Published online April 2013.