opinión experta

El uso de multivitaminas y el riesgo de cáncer de próstata ─ Una respuesta a una publicación científica

mayo 2, 2007

file

Prof. Dr. med. Hans K Biesalski, Instituto de Química Biológica y Ciencias de la Nutrición, Universidad de Hohenheim, Stuttgart, Alemania

“En un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute (JNCI) sobre el ‘Uso de multivitaminas y riesgo de cáncer de próstata en el estudio sobre salud y dieta AARP de los Institutos Nacionales de la Salud’ (1), los investigadores hallaron un mayor riesgo de cáncer de próstata avanzado y fatal entre hombres con un consumo elevado de multivitaminas (más de siete veces a la semana) en comparación con los que nunca consumían.

Sin embargo, existen limitaciones en el diseño de la investigación que impiden sacar conclusiones firmes sobre la asociación observada. Hay que decir en su favor que los autores del estudio reconocen la mayoría de estas limitaciones. Lamentablemente esto aparece escondido en la sección ‘Discusión’ y ha sido, en gran parte, ignorado por los medios que han informado al público del estudio. En conjunto, los investigadores no han hallado relación entre el uso de multivitaminas y el riesgo de cáncer de próstata. Sólo al agrupar (estratificar) los datos comparando un ‘uso excesivo’ (definido como más de 7 veces a la semana) frente a un ‘no uso’ resultando en un cáncer de próstata avanzado, observaron una asociación significativamente positiva. La definición de ‘uso excesivo’ debe ser cuestionada, ya que la encuesta utilizada por los investigadores pedía a los participantes que indicaran si tomaban multivitaminas desde ‘nunca’ hasta ‘todos los días’. Según esto, no está claro dónde obtienen los investigadores un valor ‘superior a 7 veces a la semana’.

Las asociaciones observadas para algunos nutrientes individuales también deben ponerse en tela de juicio. Estos hallazgos se basaron en el recuerdo de los participantes del uso de suplementos durante los últimos 12 meses. No se ha recopilado o analizado ningún tipo de información con respecto a la dosis de nutrientes o la duración del consumo; la ausencia del curso temporal o de datos sobre dosis escalonadas resta fuerza a cualquier noción de causalidad. Y lo más importante, las personas con un mayor riesgo de cáncer de próstata avanzado (es decir, diagnóstico temprano, antecedentes familiares, etc.) tienen más probabilidades de manifestar ciertos conductas autoseleccionadas en un intento por intervenir en su situación, incluyendo un mayor uso de terapias alternativas (como el consumo de más suplementos) y buscar atención activamente (como exámenes más frecuentes). Asimismo, los usuarios de suplementos suelen presentar atributos de un estilo de vida saludable, como visitas más frecuentes al medico, lo cual puede dar lugar a una mayor cantidad de exámenes y una detección más temprana. En conclusión, las personas diagnosticadas con cáncer de próstata avanzado tienden más a usar suplementos, y este incremento del uso es probablemente la fuente de la asociación observada.

No existe evidencia en este informe ni en ningún otro lugar de la literatura científica de que el uso de multivitaminas provoque cáncer de próstata. De hecho, los autores lo consideran un factor de confusión y cuando controlan este factor en sus análisis, la asociación desaparece. El estudio aporta poco a la base de evidencia para el uso de multivitaminas por parte de la población en general con el fin de mantener la salud. Sí sugiere, no obstante, que las personas con un alto riesgo o que han sido diagnosticadas con cáncer de próstata deberían mantener un contacto estrecho con su médico para determinar las medidas que mejor se adapten a su caso”.

Mayo de 2007

referencias

  1. Lawson KA et al. Multivitamin Use and Risk of Prostate Cancer in the National Institutes of Health–AARP Diet and Health Study. J. Natl. Cancer Inst. 2007; 99(10):754–764.