opinión experta

Enriquecimiento obligatorio de alimentos básicos con ácido fólico

mayo 16, 2011

file

Prof. Dr. med. Wolfgang Herrrmann y Prof. Dr. rer. med. Rima Obeid, Klinische Chemie und Laboratoriumsmedizin, Universitätsklinikum des Saarlandes, Alemania.

“La incidencia de defectos del tubo neural ( DTN), causantes de que la médula espinal no se cierre completamente y el niño no desarrolle ciertas áreas del cerebro, oscila de 0,5 a 14 por cada 1.000 nacidos vivos. Los factores de riesgo materno más comunes para alumbrar un bebé con defectos del tubo neural son la deficiencia de ácido fólico, el sobrepeso y la diabetes. La deficiencia de ácido fólico durante el embarazo es un factor de riesgo no sólo para los DTN, sino también para otros defectos congénitos. Las mujeres en edad fértil necesitan disponer de suficientes reservas de ácido fólico antes de la concepción a fin de prevenir DTN debidos a la deficiencia de folato. La ingesta diaria recomendada (Recommended Dietary Intake, RDI) de ácido fólico se ha establecido en 400 μg. Esta recomendación no tiene en cuenta las necesidades especiales de las mujeres jóvenes y las personas mayores. En los diferentes países europeos, la ingesta diaria de ácido fólico natural varía entre una media de 230 y 280 μg. En 1992, el Centre for Disease Control and Prevention estadounidense solicitó una ingesta adicional de 400–800 μg de ácido fólico al día para todas las mujeres en edad fértil.

Debido al escaso éxito logrado por las diferentes estrategias internacionales (medidas educativas, programas de prevención, recomendaciones para la ingesta de suplementos dietéticos) para aumentar el consumo de ácido fólico en mujeres jóvenes, algunos países han decidido enriquecer los alimentos básicos con ácido fólico. El enriquecimiento obligatorio de alimentos con ácido fólico para prevenir DTN comenzó a aplicarse en los EE. UU. en 1998. Desde entonces, más de 50 países han seguido su ejemplo. En estos países se observó un descenso significativo de la incidencia de defectos del tubo neural tan sólo un año después de aplicar esta medida. Una suplementación adecuada de ácido fólico puede evitar entre un
20 y un 60% de los defectos del tubo neural. El registro europeo de anomalías congénitas EUROCAT recoge una prevalencia de defectos del tubo neural significativamente más alta en la mayoría de los países europeos, en comparación con los países que aplican programas de enriquecimiento. Así, por ejemplo, la incidencia de DTN en Alemania es muy alta, con aproximadamente 12,36 por 10.000 nacimientos, mientras que la tasa media documentada entre 2004 y 2008 por el EUROCAT es de 7,88 por 10.000 nacimientos.

El consumo de alimentos enriquecidos con ácido fólico aumenta significativamente la ingesta de folato, suponiendo un porcentaje aproximado del 50% del aporte diario total recomendado. El aumento de la ingesta de ácido fólico para toda la población mediante el enriquecimiento de alimentos básicos como los cereales es un tema que suscita debate. Por una parte, la deficiencia de ácido fólico no solo está asociada con los DTN, sino también con un mayor riesgo de cáncer y otras enfermedades. Por otra, preocupa el hecho de que una ingesta elevada de ácido fólico pueda promover el desarrollo de precursores tumorales (lesiones preonoplásicas). En estudios realizados con animales, una dosificación alta de ácido fólico ayudó a prevenir el desarrollo de nuevos tumores, pero impulsó en cambio el crecimiento de tumores ya existentes. Hasta la fecha, los estudios clínicos no han arrojado resultados homogéneos con respecto a una relación consistente entre la suplementación con ácido fólico y un mayor riesgo de cáncer, lo cual descarta un papel causal, especialmente en la tasa de concentración por debajo del nivel máximo tolerable de 1 mg/día de ácido fólico. Los programas de enriquecimiento habituales no alcanzan ni superan este límite máximo. Comparado con factores demográficos (edad) y ambientales (tabaco o alcohol), el ácido fólico no parece actuar como factor cancerígeno.

En resumen, la alta incidencia de defectos del tubo neural en países como Alemania podría reducirse entre un 30 y un 50% mediante el enriquecimiento obligatorio con ácido fólico. Esto supondría asimismo un ahorro considerable en materia de salud. Los costes del enriquecimiento con ácido fólico son bajos (en EE. UU. ascienden a entre 1,5 y 3 dólares por tonelada de harina de trigo). A fin de evitar que la ingesta de ácido fólico exceda el límite máximo tolerable en ciertas poblaciones, el enriquecimiento con ácido fólico debe ir acompañado de normas que limiten el uso incontrolado de suplementos dietéticos con ácido fólico u otro tipo de fortificación voluntaria. Dado que no existen resultados consistentes ni relaciones causales, es improbable que se produzca un crecimiento más rápido de los tumores si la ingesta de ácido fólico está dentro del rango de los programas de enriquecimiento actuales. La gran eficacia de la suplementación con ácido fólico en la prevención de DTN, así como la favorable relación coste-beneficio hablan a favor del enriquecimiento obligatorio de los alimentos con ácido fólico“.

Herrmann W. and Obeid R. The mandatory fortification of staple foods with folic acid: A current controversy in Germany. Dtsch Arztebl Int. 2011; 108(15): 249–254.