Noticias

¿Están relacionados la vitamina E y el selenio con el riesgo de cáncer de próstata?

mayo 1, 2014

Según un análisis reciente de un estudio previo, la vitamina E no aumentaría el riesgo de cáncer de próstata en hombres con unos niveles altos de selenio, pero sí en hombres cuyos niveles de selenio son bajos. Por el contrario, otros estudios han demostrado que un aumento del consumo de vitamina E puede prevenir el cáncer de próstata.

Tomando como base los datos del ensayo Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT), el estudio investigó los efectos de la suplementación con selenio y vitamina E en el cáncer de próstata en función del nivel de selenio al comienzo de SELECT (1). El análisis secundario mostró que los suplementos de vitamina E (solos) no tuvieron efecto sobre el cáncer de próstata entre los hombres con unos niveles altos de selenio (concentración en las uñas de los pies), pero aumentó el riesgo de cáncer de próstata en general, de bajo grado y de alto grado entre los hombres con unos niveles más bajos. La suplementación con selenio no benefició a estos últimos, pero sí aumentó el riesgo de cáncer de próstata de alto grado entre los hom- bres con unos niveles elevados de selenio.

Los investigadores concluyeron que los hombres deberían evitar los suplementos de selenio o vitamina E en dosis que superen a las recomendaciones dietéticas. El ensayo SELECT, que concluyó en 2008, halló un ma- yor riesgo de cáncer de próstata entre aquellos hombres que recibieron suplementos de vitamina E (400 UI de alfa-tocoferol al día) durante un periodo de 7 a 12 años (2). Entre los 35 533 hombres sanos mayores de 55 años que participaron en el estudio, se diagnosticaron 529 casos de cáncer de próstata en el grupo de placebo y 620 casos en el grupo que recibió la vitamina E (un 17 % más de riesgo). Ni el selenio (200 g/día) ni la vitamina E, solos o combinados, previnieron el cáncer de próstata. La hipótesis del SELECT, según la cual el selenio y la vitamina E disminuyen la incidencia de cáncer de próstata juntos o por separado, se basaron en pruebas epidemiológicas y de laboratorio.

El anterior estudio ATBC (Alfa-tocoferol, Betacaroteno) había informado de una reducción del cáncer de próstata de un 35 % en 29 133 hombres fumadores de entre 50 y 69 años que recibieron suplementos de vitamina E (50 mg de alfa-tocoferol al día) durante 5 a 8 años (3). Un metaanálisis reciente de estudios de intervención sobre el cáncer de próstata reveló que cada incremento de 25 mg/L (5,8µmol/L) de los niveles sanguíneos de alfa-tocoferol estaba asociado con una disminución del 21 % del riesgo de cáncer de próstata (4). Este dato coincide con las observaciones del estudio ATBC, en el que se constató una reducción signi- ficativa de la tasa de mortalidad al aumentar las concentraciones séricas de alfa-tocoferol a 30 µmol/L. De acuerdo con las encuestas de consumo, el 70 % de los hombres estadounidenses de 51 a 70 años de edad tienen unas concentraciones séricas de alfa-tocoferol inferiores a 30 µmol/L, y casi el 100 % no consumen la dosis diaria recomendada de 15 mg de vitamina E (5).

Por lo que respecta a los resultados divergentes entre el estudio ATBC y el SELECT, los investigadores señalaron que el SELECT únicamente considera la ingesta de vitamina E de los participantes por medio de suplementos o placebos, mientras que en el ATBC se midieron los niveles de vitamina E de los participantes basados en las concentraciones sanguíneas. Las recomendaciones de suplementación de vitamina E debería tener en cuenta el estado nutricional. Los científicos añadieron que la mayoría de los estudios de interven- ción se han llevado a cabo en personas con unos niveles de vitamina E mucho mejores que los del estadou- nidense promedio, por lo que, para adoptar unas recomendaciones basadas en la evidencia, es necesario seguir investigando sobre la relación entre la vitamina E y la salud.

referencias

  1. Kristal A. R. et al. Baseline selenium status and effects of selenium and vitamin e supplementation on prostate cancer risk. J Natl Cancer Inst. 2014; 106(3):456.
  2. Klein E. A. et al. Vitamin E and the risk of prostate cancer: The Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT). JAMA. 2011; 306(14):1549-1556.
  3. The Alpha-Tocopherol Beta Carotene Cancer Prevention Study Group. The effect of vitamin E and beta carotene on the incidence of lung cancer and other cancers in male smokers. N Engl J Med. 1994; 330(15):1029-1035.
  4. Cui R. et al. Blood alpha-tocopherol, gamma-tocopherol levels and risk of prostate cancer: A meta- analysis of prospective studies. PloS ONE. 2014; 9(3):e93044.
  5. Fulgoni V. L. 3rd. et al. Foods, fortificants, and supplements: where do Americans get their nutrients? J. Nutr. 2011; 141:1847–1854.