Noticias

Identificado el papel de la vitamina A en la producción de energía

marzo 10, 2010

La vitamina A podría desempeñar un papel fundamental en la producción de energía en nuestras células, según una nueva investigación.

Los resultados apuntan a que la vitamina A (retinol) podría desempeñar un papel importante en la síntesis de ATP en la mitocondria, la central eléctrica de las células (1). Si hay una deficiencia de vitamina A, la producción de energía se reduce en un 30%.

Cuando el aporte de vitamina A es el adecuado, las fuentes de energía preferidas son la glicólisis y la producción de piruvato. Por el contrario, cuando la vitamina es escasa, el organismo recurre a las reservas de grasa y se prepara para generar energía a partir de la oxidación de grasas. No obstante, si las células carecen de retinol, la síntesis de ATP disminuye al igual que la respiración, pero esta disminución se invierte cuando se restablece el nivel de retinol; no se observó conversión a otros retinoides, lo que demuestra que el efecto está relacionado únicamente con el retinol.

Los investigadores afirman que con ello se responde a la pregunta casi centenaria de por qué la deficiencia de vitamina A causa tantas enfermedades. En su opinión, también cabe esperar que las desviaciones crónicas del transporte de vitamina A provoquen enfermedades.

Se sabe que la deficiencia de vitamina A provoca ceguera. Sin embargo, la variedad de objetivos celulares y moleculares de la vitamina A en el organismo y sus numerosos metabolitos han impedido establecer una relación de causa-efecto con la vitamina A (retinol), salvo por su papel en la visión a través del ácido retinoico, principal metabolito del retinol.

Dado que la ingesta de vitamina A no es suficiente en gran parte de la población de Europa, EE.UU. y Asia, el betacaroteno, precursor de la vitamina A, tiene una importante función para proporcionar un aporte adecuado de vitamina A total.

referencias

  1. Acin-Perez R. et al. Control of oxidative phosphorylation by vitamin A illuminates a fundamental role in mitochondrial energy homoeostasis. FASEB Journal. 2010; 24:627–636.