Noticias

Un consumo insuficiente de vitamina D durante el embarazo puede aumentar el riesgo de deformación craneal en los bebés

noviembre 24, 2014

Según un nuevo estudio realizado en Holanda, la ingesta insuficiente de vitamina D por parte de las mujeres y sus bebés parece estar asociada con un mayor riesgo de deformaciones craneales posicionales durante la infancia.

El estudio observacional empleó un cuestionario para recopilar y comparar información sobre el estilo de vida y el consumo de vitamina D durante el embarazo y los primeros años de vida de madres de 275 bebés con deformaciones craneales posicionales y 548 bebés sanos (1). Los resultados mostraron que las madres que no siguieron la recomendación de tomar suplementos diarios de 400 UI de vitamina D durante el último trimestre del embarazo tenían 1,86 veces más probabilidades de tener hijos con deformaciones craneales posicionales. Los bebés que no recibieron la dosis diaria recomendada de 400 UI de vitamina D fueron 7,15 veces más propensos a desarrollar una deformación craneal.

Los investigadores señalaron que la vitamina D es conocida por su importante papel en la salud ósea. Los bebés son los que están más expuestos a desarrollar deformaciones craneales posicionales (cabeza plana o deforme) durante los primeros cuatro meses de vida. Acostar a un bebé boca arriba para dormir es la principal causa de deformaciones craneales durante la infancia. Los científicos concluyeron que estos nuevos hallazgos proporcionan un ejemplo de la importancia de una ingesta adecuada de vitamina D durante el embarazo y la infancia.

referencias

  1. Weernink M. G. et al. Insufficient vitamin D supplement use during pregnancy and early childhood: a risk factor for positional skull deformation. Matern Child Nutr. Published online November 2014.