Noticias

La deficiencia de micronutrientes es un riesgo que suele pasarse por alto

mayo 25, 2011

A pesar de los numerosos mensajes que indican lo contrario, expertos alemanes han concluido que las personas mayores, las mujeres jóvenes y los niños procedentes de familias con un bajo nivel de ingresos padecen a menudo una deficiencia de micronutrientes como el calcio, la vitamina D, el ácido fólico, la vitamina E, el zinc y el selenio.

En un acto celebrado por la Universidad de Hohenheim, Alemania, expertos en nutrición discutieron acerca de las causas y consecuencias de un consumo insuficiente de micronutrientes. Los estudiosos se mostraron de acuerdo en afirmar que la deficiencia de ciertos micronutrientes puede ser alarmante y suponer un peligro para la salud. El motivo de esta deficiencia parcial habría que buscarlo en la escasa información y la falta de disposición para tratar abiertamente este tema.

La Dra. Heike A. Bischoff-Ferrari, directora del Centro de Estudios sobre el Envejecimiento y la Movilidad de la Universidad de Zúrich, Suiza, aconsejó ingerir vitamina D a partir de 60 años de acuerdo con las recomendaciones de la International Osteoporosis Foundation. Está clínicamente probado que la ingesta de suplementos de vitamina D puede ayudar a prevenir fracturas y a reducir el riesgo de caídas gracias a sus efectos positivos sobre los músculos. Los estudios clínicos también han demostrado que la incidencia de fracturas óseas no disminuye cuando se toma únicamente calcio. De hecho, la ingesta de altas dosis de calcio en monoterapia (1.000 mg o más al día) podría incluso resultar peligrosa para los vasos sanguíneos del corazón.

El Dr. Hajo Haase del Instituto de Inmunología del Hospital Universitario de la RWTH Aachen, Alemania, advirtió sobre las consecuencias de la deficiencia de zinc, que afecta a hasta un 40% de la población mundial. Según las estimaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), esta deficiencia es una de las principales causas de la merma de años de vida con buena salud en todo el mundo y, especialmente, en los países en desarrollo. La deficiencia de oligoelementos esenciales puede aumentar la propensión a determinadas enfermedades, sobre todo de tipo infeccioso. También en los países industrializados puede darse una deficiencia de zinc, destacando entre los factores de riesgo la desnutrición, las infecciones y la edad avanzada.

Otro de los oligoelementos esenciales que suele ser deficitario es el selenio. Según el Prof. Dr. Josef Köhrle de la Universidad Humboldt de Berlín, los países de Europa central consumen muy poco selenio en las comidas, señalando además que su aporte está muy por debajo de la ingesta recomendada. Aún se desconoce cómo funcionan biológicamente todas las proteínas del selenio, por lo que sería conveniente llevar a cabo una investigación más amplia en este campo. Sí se sabe que estas proteínas intervienen en importantes procesos biológicos y están relacionadas con la función de la glándula tiroides, la fertilidad masculina, el desarrollo neuronal, la función muscular, el sistema inmunitario y la formación de tumores. Curiosamente, el selenio actúa de forma diferente en hombres y mujeres, si bien en ambos casos tanto su deficiencia como un aporte demasiado alto pueden resultar perjudiciales.

referencias

  1. 4. Hohenheimer Ernährungsgespräch: Unterversorgung mit Mikronährstoffen – ein übersehenes Risiko? 13. Mai 2011, Universität Hohenheim, Deutschland.