opinión experta

La deficiencia de vitamina D y los gastos socioeconómicos: Resultados y conclusiones extraídos de estudios globales y de un modelo de incidencia económica para Alemania en 2011

marzo 30, 2011

file

Profesor Dr. Theodor Sproll, Duale Hochschule Baden-Württemberg, Loerrach, Alemania.

“En los últimos años ha aumentado la evidencia médica sobre los resultados positivos de la lucha contra la deficiencia de vitamina D. Los resultados de varios meta-análisis globales muestran beneficios médicos no solo en la osteoporosis sino también en enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades infecciosas, cáncer y otras indicaciones. Aun así, el caso clínico más relevante es el de la relación entre la deficiencia de vitamina D y los resultados en las consecuencias relacionadas con la osteoporosis en ancianos. Según un estudio del Robert Koch Institute, se calcula que un 60% de la población alemana no alcanza los niveles apropiados de vitamina D.

Con esta situación, los gastos en sanidad, especialmente en ancianos, se han convertido en un asunto de importancia mayor. En 2008, los países de EE.UU. gastaron una media del 9,0% del Producto Nacional Bruto (PNB) en sanidad. Los gastos en sanidad en el grupo de edad entre los 65 y los 84 años es 2,5 veces el gasto medio general y el 20% de la población se hace cargo del 80% de los gastos destinados al cuidado de la población con enfermedades crónicas. La sostenibilidad de la financiación de la sanidad es la principal preocupación de las autoridades europeas.

Cada vez hay más investigaciones sobre las consecuencias socioeconómicas de la deficiencia de vitamina D y existen numerosos estudios publicados hasta la fecha que muestran un potencial ahorro de gastos significativo para los sistemas sanitarios europeos si la deficiencia de vitamina D se tratara y resolviera de forma efectiva. Según la investigación general y los datos de 2008, el potencial ahorro de gastos podría alcanzar los 165 billones de euros en 17 países de Europa. En EE.UU., la reducción de gastos podría alcanzar los 280 millones de euros.

En un estudio sobre los resultados del modelo de incidencia económica de 2011 en cuanto a “la deficiencia de vitamina D y los gastos socioeconómicos” (1) se calcularon los efectos de una potencial política de suplementación con vitamina D y los costes y beneficios que supondría para los hospitales de Alemania. El estudio trató las fracturas vertebrales y de cadera, que suponen el mayor gasto médico en el tratamiento de la osteoporosis en hospitales. El resultado esperado sería una reducción del número de dichas fracturas. Según los datos de 2008, los niveles óptimos de vitamina D evitarían 5.478 fracturas de cadera y 18.420 fracturas vertebrales. Como se prevee en el sistema de Grupos Relacionados por el Diagnóstico, los gastos que se ahorran al prevenir las fracturas se igualan cuando solo se tienen en cuenta los gastos directos. Pero cuando se tienen en cuenta los costes médicos y terapéuticos de la prevención y el tratamiento de la osteo-porosis y otros gastos indirectos, los gastos ahorrados deberían superar los gastos de la suplementación. Los resultados del estudio apuntan a un beneficio socioeconómico neto. Si se incluyen los gastos y se propone una suplementación de bajo coste, cabe esperar un ahorro de 585 a 780 millones de euros en la población a la que se diagnosticó osteoporosis en 2008 en Alemania.

En definitiva, tratar desde un punto de vista económico (además de médico) la deficiencia de vitamina D es una tarea importante tanto para la política como para la educación. El potencial ahorro de gastos para los sistemas sanitarios europeos es muy significativo. “El mantenimiento de la salud” debería sustituir la actual “recuperación de la salud” en los tratamientos. También es necesario un enfoque a largo plazo que sustituya las políticas a corto plazo. Se necesitaría también un kit de herramientas de diagnóstico para que los físicos puedan identificar mejor la población de riesgo de sufrir osteoporosis y que permita la selección de estos pacientes, para los que un tratamiento sería lo más rentable.”

Bruselas, marzo de 2011

referencias

  1. Sproll T. Vitamin-D deficiency and socioeconomic costs: an overview. Research paper. 2/2011.