Noticias

La ingesta de omega-3 de origen marino ha demostrado reducir el riesgo de pérdida de visión en adultos mayores con diabetes tipo 2

Rob Winwood

agosto 7, 2017

La retinopatía diabética tiene lugar cuando el exceso de glucosa produce alteraciones estructurales en los vasos sanguíneos de la retina. Hoy día, es la causa más común de pérdida de visión entre las personas mayores con diabetes tipo 1 y tipo 2, y la principal causa de deterioro de la agudeza visual y ceguera entre los adultos en edad laboral (1). En los estadios iniciales de esta enfermedad se produce un estrechamiento de las arterias retinianas que se asocia con una reducción del flujo sanguíneo y disfunciones de las neuronas de la retina. En etapas posteriores, los cambios en el exterior de la retina ocasionan una pequeña pérdida inicial de la agudeza visual. A medida que la enfermedad avanza, la membrana basal de los capilares retinianos se hace más gruesa, los capilares se deterioran (impidiendo el flujo de sangre) y se forman en sus paredes pequeñas protuberancias con forma de globo (microaneurismas) dan lugar a una disfunción y degeneración de las neuronas retinianas y las células gliales (2, 3). En estadios avanzados, se produce una pérdida importante de visión que puede derivar en ceguera.

Un artículo publicado recientemente en la revista “Journal of the American Medical Association” (JAMA) (4) proporciona las primeras evidencias de que la ingesta regular de ácidos grasos omega-3 de origen marino ayuda a retrasar la aparición de retinopatía diabética en adultos mayores con diabetes tipo 2. El artículo realiza un estudio observacional de un subgrupo de datos del ensayo controlado aleatorizado PREDIMED llevado a cabo en España (5), en el que se evaluó a los participantes conforme a una serie de criterios de valoración clínica después de haber seguido varios tipos de dieta mediterránea. Para ello se utilizó un cuestionario de frecuencia de consumo validado que permitió hacer una evaluación realista de la ingesta de omega-3 de origen marino. El subgrupo de la cohorte estaba formado por 3482 personas mayores con diabetes tipo 2 y una media de edad de 67,5 años. Durante el seguimiento, que duró una media de 6 años, el 0,17 % del grupo que consumió más de 500 mg diarios de omega-3 de origen marino desarrolló retinopatía diabética frente al 0,49 % del grupo que consumió menos de 500 mg al día. La Comisión Europea ha autorizado una declaración de propiedades saludables del ácido docosahexaenoico “para el mantenimiento de la visión en condiciones normales” en los alimentos que contribuyan a fomentar una ingesta diaria mínima de 250 mg de DHA (6).

referencias

  1. National Eye Institute; “Facts About Diabetic Eye Disease”;  https://nei.nih.gov/health/diabetic/retinopathy .
  2. Xu H, Curtis T & Stit A; "Pathophysiology and Pathogenesis of Diabetic Retinopathy": Diapedia 13 August 2013. 7104343513 (14). doi:10.14496/dia.7104343513.14..
  3. Pardianto G; et al. (2005). "Understanding diabetic retinopathy". Mimbar Ilmiah Oftalmologi Indonesia. 2: 65–6
  4. Chew EY, “Dietary Intake of Omega-3 Fatty Acids from fish and risk of diabetic retinopathy”; JAMA June 6, 2017; 317 (21):2226-7.
  5. Sala-Vila A,  Díaz-López A,  Valls-Pedret C  et al.; “Dietary Marine ω-3 Fatty Acids and Incident Sight-Threatening Retinopathy in Middle-Aged and Older Individuals With Type 2 Diabetes Prospective Investigation From the PREDIMED Trial”:  JAMA Ophthalmol 2016; 134(10); 1142-1149.
  6. Official Journal of the European Union 25.2.12, Commission regulation (EU) 432/2012 of 16th May 2012.