Noticias

La ingesta regular de dosis muy altas o muy bajas de calcio podría aumentar el riesgo de enfermedad

febrero 14, 2013

De acuerdo con un reciente estudio sueco, las mujeres postmenopáusicas que ingieren dosis inadecuadas de calcio durante un largo periodo de tiempo podrían presentar un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.

El estudio observacional documentó durante un promedio de 19 años el consumo total de calcio en la dieta y en forma de suplementos de 61.443 mujeres postmenopáusicas por medio de cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos y registró los casos de muerte que se produjeron en este tiempo (1). Durante la fase de observación, fallecieron un 17% de las mujeres: el 32% de enfermedad cardiovascular, el 16% por en-fermedad cardiaca y el 8% debido a un derrame cerebral. La ingesta media más baja de calcio fue de 572 mg/día (el equivalente a cinco lonchas de queso) y la más alta fue de 2.137 mg/día. Los resultados del estudio revelaron que las tasas más altas de todas las causas, las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades cardiacas, se observaron entre las participantes con una ingesta dietética de calcio superior a los 1.400 mg/día. Por otra parte, las mujeres con una ingesta inferior a 600 mg/día mostraron mayores ta-sas de mortalidad. Las mujeres con una ingesta dietética de calcio elevada (más de 1.400 mg/día) tenían más del doble de probabilidades de morir en comparación con aquellas que consumían entre 600 y
999 mg/día.

Los investigadores señalaron que los niveles de calcio en suero están sometidos a un control estricto y la ingesta de calcio normalmente no se correlaciona con sus niveles séricos. Sin embargo, las dietas muy altas o muy bajas en calcio pueden anular el control homeostático normal dando lugar a cambios en los niveles sanguíneos de calcio y otros factores que podrían incrementar el riesgo de episodios cardiovasculares. Los niveles séricos de calcio están estrictamente regulados, y una ingesta insuficiente se compensa con una absorción intestinal más eficiente y la conservación renal del calcio. El calcio también se moviliza desde el esqueleto, lo que puede producir pérdida de masa ósea y el consiguiente riesgo de fracturas. En un meta-análisis de 29 ensayos controlados aleatorizados, los suplementos de calcio se asociaron con una reducción del 12% en el riesgo de fractura y una menor tasa de pérdida de masa ósea en adultos a partir de los 50 años (2). Para prevenir las fracturas en personas mayores por medio de la suplementación, debería hacerse más hincapié en los individuos que tienen una ingesta baja de calcio en lugar de aumentar la ingesta de quienes ya consumen cantidades suficientes. Mientras que las autoridades sanitarias europeas han estable-cido una ingesta recomendada de 700 mg de calcio al día para adultos, en EE.UU. se ha definido un valor de 1.000 a 1.200 mg/día como adecuado.

A principios de este mes, los resultados de un estudio observacional realizado en EE. UU. con más de 388.000 participantes de edades comprendidas entre los 50 y los 71 años indicaron que la ingesta elevada de suplementos de calcio podría estar asociada con un mayor riesgo de muerte vinculada a enfermedades cardiovasculares en los hombres, pero no en las mujeres (3). En opinión de los investigadores, se necesitan más estudios de gran alcance para evaluar cuáles son los posibles riesgos para la salud cardiovascular del uso excesivo de suplementos de calcio. Los expertos comentaron que el paradigma “cuanto más, mejor” no es válido para la ingesta de nutrientes.

referencias

  1. Michaëlsson K. et al. Long term calcium intake and rates of all cause and cardiovascular mortality: community based prospective longitudinal cohort study. BMJ. Published online February 2013.
  2. Tang B. M. et al. Use of calcium or calcium in combination with vitamin D supplementation to prevent fractures and bone loss in people aged 50 years and older: a meta-analysis. Lancet. 2007; 370(9588):
    657–666.
  3. Xiao Q. et al. Dietary and supplemental calcium intake and cardiovascular disease mortality: The National Institutes of Health–AARP Diet and Health Study. JAMA Intern Med. Published online February 2013.