Noticias

La leche maternizada con ácidos grasos poliinsaturados podría mejorar la agudeza visual

enero 3, 2013

Según una nueva revisión de estudios realizada en EE. UU., la suplementación de la leche maternizada con ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido araquidónico (AA) mejora la agudeza visual de los bebés de hasta 12 meses de edad.

Los metaanálisis incluyeron 12 ensayos aleatorizados controlados que habían evaluado la eficacia de la suplementación con ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPUFA, por sus siglas en inglés) de la leche maternizada en la agudeza visual de un total de 1.949 bebés en su primer año de vida (1). Los análisis mostraron un beneficio significativo de la suplementación con LCPUFA de la leche maternizada en la agudeza visual de los bebés en varias fases del desarrollo (2, 4 y 12 meses de edad) en su primer año de vida cuan-do se comparó con la de bebés sin suplementación. En general, los ensayos en los que se usaron dosis de DHA y de AA similares a las que se encuentran en la leche humana en una proporción de 1:1 o mayor tendieron a mostrar un efecto positivo de la suplementación. Por el contrario, aquellos ensayos que usaron dosis por debajo del 0,32% de DHA tenían más posibilidades de mostrar un efecto no significativo en la agudeza visual.

Los investigadores comentaron que los nuevos hallazgos confirman los resultados observados en varios metaanálisis anteriores con bebés prematuros y no prematuros (2, 3). Sin embargo, los nuevos resultados no coinciden con dos revisiones sistemáticas publicadas recientemente que no demostraron beneficios de la suplementación con LCPUFA en la agudeza visual (4, 5). Estos metaanálisis no pudieron combinar ensayos que midieran la agudeza visual en determinadas métricas y examinaron a los bebés prematuros y a los no prematuros por separado, lo que redujo de forma sustancial el valor de estos metaanálisis. Según los científicos, es posible que una dosis de 0,32% de DHA con una dosis similar o mayor de AA, manteniendo una proporción de DHA y AA de al menos 1:1, es suficiente para una maduración de la agudeza visual óptima.

La leche maternizada es la única fuente de energía y nutrientes requeridos para muchos bebés durante los primeros 12 meses de vida. La Food and Drug Administration (Agencia de Alimentos y Medicamentos) de EE. UU. calcula que con un año de edad el 75% de los bebés es alimentado con leche maternizada (6). Se han publicado hipótesis según las cuales las diferencias en los LCPUFA de la leche maternizada sin suplemen-tación y la leche materna afectarían al crecimiento del bebé y a su desarrollo. El DHA y el ácido araquidónico son los dos LCPUFA principales que constituyen una parte estructural integral de las membranas celulares del sistema nervioso central y la retina. Aunque los fetos humanos pueden sintetizar el DHA y el AA a partir de los precursores de los ácidos grasos esenciales tras 26 semanas de gestación, la síntesis varía mucho dependiendo del bebé, siendo mínima en algunos casos (7). Tras el nacimiento, la leche materna es la principal fuente de LCPUFA y sus metabolitos. Sin embargo, la cantidad varía dependiendo de las madres (8).

referencias

  1. Qawasmi A. et al. Meta-analysis of LCPUFA supplementation of infant formula and visual acuity. Pediatrics. 2013; 131:262–272.
  2. SanGiovanni J. P. et al. Dietary essential fatty acids, long-chain polyunsaturated fatty acids, and visual resolution acuity in healthy full-term infants: a systematic review. Early Hum Dev. 2000; 57(3):165–188.
  3. SanGiovanni J. P. et al. Meta-analysis of dietary essential fatty acids and long-chain polyunsaturated fatty acids as they relate to visual resolution acuity in healthy preterm infants. Pediatrics. 2000; 105(6):1292–1298.
  4. Schulzke S. M. et al. Longchain polyunsaturated fatty acid supplementation in preterm infants. Cochrane Database Syst Rev. 2011; (2):CD000375.
  5. Simmer K. et al. Long-chain polyunsaturated fatty acid supplementation in infants born at term. Cochrane Database Syst Rev. 2008; (1):CD000376.
  6. Grummer-Strawn L. M. et al. Infant feeding and feeding transitions during the first year of life. Pediatrics. 2008; 122(2):36–42.
  7. Cetin I. and Koletzko B. Long-chain omega-3 fatty acid supply in pregnancy and lactation. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2008; 11(3):297–302.
  8. Brenna J. T. et al. Docosahexaenoic and arachidonic acid concentrations in human breast milk worldwide. Am J Clin Nutr. 2007; 85(6):1457–1464.