opinión experta

La nutrigenómica como medio para descubrir cómo las potentes propiedades antioxidantes del hidroxitirosol ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares

noviembre 1, 2015

file

Professor Francesco Visioli, Department of Molecular Medicine, Universidad de Padova, Italia

Francesco Visioli es profesor de nutrición humana del departamento de Medicina Molecular en la Universidad de Padua, Italia. También es Profesor Adjunto en la Facultad de Farmacia de la Oregon State University. La investigación del Dr. Visioli se centra actualmente en los ácidos grasos esenciales, concretamente los omega-3, y en una serie de antioxidantes naturales, en relación con su capacidad para reducir el riesgo de aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares. En un trabajo reciente (1) ha investigado las propiedades biológicas y farmacológicas de los compuestos fenólicos del aceite de oliva, entre ellos, el hidroxitirosol.

A este compuesto se le atribuyen en gran medida los efectos beneficiosos de las aceitunas para la salud cardiovascular. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha emitido un dictamen favorable acerca de las propiedades saludables de los compuestos fenólicos derivados de las aceitunas (entre ellos, el hidroxitirosol) para prevenir la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) (2). Aunque se puede demostrar que el hidroxitirosol es un potente antioxidante, el Dr. Visioli cree que su acción puede ser mucho más específica. El hecho de que un alimento contenga ingredientes antioxidantes no significa en sí mismo que tenga beneficios probados para la salud.

En 2004, Weinbrenner et al. (3) realizaron un pequeño ensayo que demostró que el consumo de aceite de oliva a corto plazo disminuía la concentración plasmática de LDL oxidadas y aumentaba los niveles de colesterol HDL en forma dosis-dependiente del contenido fenólico del aceite de oliva administrado.

El Dr. Visioli ha demostrado que el consumo de hidroxitirosol en cantidades nutricionalmente relevantes es capaz de modular positivamente el mecanismo enzimático antioxidante activado por el glutatión en el tejido adiposo (1). Esto es importante dado que el tejido adiposo desempeña una función importante en el metabolismo del corazón y su fisiopatología. Actualmente está investigando qué metabolitos podrían lograr esta acción enzimática modificada.

El conocimiento actual sobre la acción del hidroxitirosol presente en el aceite de oliva se limita a su efecto inhibidor de la producción de tromboxano B2 en suero, lo que posiblemente ayude a prevenir los procesos trombóticos y microtrombóticos (4).

referencias

  1. Giordano, E., Dávalos, A, & Visioli, F; “Chronic hydroxytyrosol feeding modulates glutathione-mediated oxido-reduction pathways in adipose tissue: a nutrigenomic study”; Nutrition, Metabolism, and Cardiovascular Diseases 2014, 24(10): 1144–50. doi:10.1016/j.numecd.2014.05.003
  2. EFSA NDA Panel; “Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to polyphenols in olive and protection of LDL particles from oxidative damage”; EFSA Journal 2011; 9(4): 2033.
  3. Weinbrenner, T., Torre, R. De, Saez, G. T., Rijken, P., Tormos, C., & Coolen, S.; “Olive Oils High in Phenolic Compounds Modulate Oxidative / Antioxidative Status in Men”; Human Nutrition and Metabolism 2004; 1, (April): 2314–2321.
  4. Crespo, M. C., Tomé-Carneiro, J., Burgos-Ramos, E., Loria Kohen, V., Espinosa, M. I., Herranz, J., & Visioli, F.; “One-week administration of hydroxytyrosol to humans does not activate Phase II enzymes”;. Pharmacological Research: The Official Journal of the Italian Pharmacological Society 2015, 95-96C, 132–137. doi:10.1016/j.phrs.2015.03.018& Coolen, S. (2004).