Noticias

La OMS recomienda la suplementación con vitamina A para bebés y niños

agosto 8, 2011

La Organización Mundial de la Salud ha publicado unas recomendaciones internacionales sobre la suplementación con vitamina A para reducir la mortalidad infantil.

La OMS ha elaborado y publicado unas recomendaciones basadas en pruebas sobre los efectos y la seguridad de la suplementación con vitamina A en niños de edades comprendidas entre los 6 meses y los
5 años (1). La elaboración de las recomendaciones se hizo siguiendo los procesos del manual de la OMS para tal fin, analizando los beneficios y los riesgos de la suplementación con vitamina A, considerando las pruebas, comprobando la viabilidad de la intervención en distintos contextos y calculando la inversión financiera necesaria para implementar las recomendaciones en diferentes contextos. Se han encontrado pruebas relevantes de que la vitamina A reduce la mortalidad infantil disminuyendo la deficiencia franca y el índice de enfermedades infecciosas. La publicación recomienda “las altas dosis de suplementación con vitamina A en bebés y niños de 6 a 59 meses de edad en contextos en los que la deficiencia de vitamina A es un problema de la salud pública.” La frecuencia de administración de esta vitamina liposoluble puede ser de una sola dosis alta cada 4-6 meses. Esto hace que sea posible la implementación de la suplementación en sinergia con otros programas. La OMS destaca que “Esta intervención debería llevarse a cabo junto con otras estrategias para mejorar el consumo de vitamina A, tales como un régimen de alimentación variado y la fortificación de alimentos.”

Los Estados miembros han pedido que estas recomendaciones se conviertan en una estrategia de la salud pública para respaldar los esfuerzos por alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Porque la deficiencia de vitamina A es un importante problema de salud internacional que afecta a alrededor de
19 millones de mujeres embarazadas y 190 millones de niños en edad pre-escolar, la mayoría de ellos de regiones de la OMS de África y el sureste de Asia. Se trata de grupos de riesgo, especialmente en los países en desarrollo, debido a sus altas necesidades nutricionales. Una de las consecuencias más graves de esta deficiencia son los entre 250.000 y 500.000 niños al año que sufren una deficiencia de vitamina A tan severa que les causa ceguera irreversible y que puede incluso resultar mortal.

La vitamina A es un micronutriente esencial, fundamental para el proceso de desarrollo de los niños en sus primeros cinco años de vida. La salud ocular y el desarrollo del sistema inmunitario son dos de las funciones más destacadas en el organismo de esta vitamina polivalente: activa el nervio óptico, como retinol, el metabolito preformado de la vitamina A, y contribuye a la diferenciación celular, que es un factor extremadamente importante para las células epiteliales, la principal defensa del cuerpo contra los patógenos. El consumo diario de vitamina A se obtiene de los productos animales, especialmente del hígado y los lácteos, y también de la conversión de betacaroteno, que se encuentra en altas concentraciones en la naranja y en las verduras de hoja verde oscuro. Por último, los alimentos enriquecidos con vitamina A como la leche y la margarina son también fuentes efectivas.

referencias

  1. WHO. Guideline: Vitamin A supplementation in infants and children 5–59 months of age. Geneva, World Health Organization, 2011.