Noticias

La vitamina D puede reducir el riesgo de partos prematuros

octubre 7, 2009

La suplementación con vitamina D puede reducir el riesgo de partos prematuros y favorecer la salud de los bebés recién nacidos, según sugiere un nuevo estudio.

En este ensayo, los investigadores administraron a un grupo de mujeres embarazadas 4.000 UIs al día de vitamina D aproximadamente a los tres meses de embarazo (1). Un segundo grupo recibió 400 UIs al día, la cantidad recomendada por los gobiernos de EE. UU. y el Reino Unido. Las participantes en el ensayo fueron controladas tomándoles muestras de sangre y orina para garantizar que los niveles de calcio y vitamina D estuvieran dentro de unos rangos seguros. No se observaron efectos secundarios en ambos grupos, y los niveles de vitamina D en sangre aumentaron alrededor de un 50%.

Los investigadores descubrieron que las mujeres embarazadas que tomaron 4.000 UIs de vitamina D al día redujeron a la mitad el riesgo de parto prematuro en comparación con el grupo de control y eran menos propensas a tener bebés pequeños. Las mujeres que tomaron suplementos de vitamina D3 en altas dosis presentaron un 25% menos de riesgo de infecciones frente a las que tomaron bajas dosis de suplementación de vitamina D, sobre todo infecciones de tipo respiratorio como resfriados y gripe, así como de la vagina y las encías.

Las mujeres que tomaron dosis altas de vitamina D también mostraron un menor riesgo de diabetes, hipertensión y preeclampsia. Además, los bebés que más vitamina D obtuvieron después del nacimiento fueron menos propensos a resfriados y eczemas.

Los investigadores recomiendan a las embarazadas tomar 4.000 UIs y a las lactantes 6.400 UIs de vitamina D al día. Más de 1 millón de bebés nacidos prematuramente mueren cada año antes de cumplir un mes de edad. En todo el mundo, más de 12,6 millones de bebés nacen prematuramente o antes de la semana 37 en el útero. Los científicos han llegado a la conclusión de que la ingesta de altas dosis de vitamina D, como las 4.000 UIs diarias empleadas en este ensayo, podría salvar las vidas de al menos medio millón de bebés al año.

La vitamina D apenas se encuentra en los alimentos excepto en unos pocos enriquecidos y otros pocos naturales como el pescado graso, los champiñones y la yema de huevo. No cabe esperar obtener suficiente vitamina D a partir de alimentos enriquecidos como el zumo de naranja o leche. La mejor fuente de vitamina D son los rayos ultravioleta del sol que activan la síntesis de vitamina D. Mucha gente intenta evitar el sol temiendo que los rayos ultravioleta aumenten el riesgo de cáncer de piel.

referencias

  1. Hollis BW and Wagner CL. Randomized controlled trials to determine the safety of vitamin supplementation during pregnancy and lactation. 14th Workshop on Vitamin D, Bruges, Belgium, October 2009.