Noticias

La vitamina E es un importante factor protector contra las enfermedades asociadas a la edad

junio 1, 2011

De acuerdo con una nueva revisión, la vitamina E parece tener un papel esencial en la reducción del riesgo de enfermedades relacionadas con unos niveles altos de colesterol, como la aterosclerosis y la enfermedad de Alzheimer.

La revisión analizó los resultados de varios ensayos de grandes dimensiones que evaluaron la asociación entre la ingesta y las concentraciones séricas de vitamina E y la tasas de enfermedades relacionadas con la acumulación de un exceso de colesterol en los vasos sanguíneos y en el cerebro (1). El análisis de nueve estudios epidemiológicos a gran escala reveló que la ingesta elevada de vitamina E a través de la dieta y/o los suplementos disminuyó de forma significativa el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía coronaria (reducción del riesgo de entre un 5 y un 65%) y la apoplejía (entre 15 y 60%). Además, varios estudios epidemiológicos y clínicos demostraron la eficacia de la vitamina E, sola o en combinación con la vitamina C, en la prevención de trastornos cognitivos como la enfermedad de Alzheimer o el tratamiento de sus síntomas. Entre las diferentes estrategias preventivas y terapéuticas, algunos estudios han demostrado que los suplementos dietéticos de alfa-tocoferol ejercen efectos beneficiosos en el cerebro.

El posible papel protector de la vitamina E frente a enfermedades relacionadas con unos niveles altos de colesterol en la sangre (hipercolesterolemia) incluye actividades antioxidantes, funciones antiinflamatorias, regulación de la expresión de los genes implicados en el crecimiento, la apoptosis y la inflamación, así como modulación de la respuesta inmune. El alfa-tocoferol ha sido identificado como el principal antioxidante presente en las lipoproteínas humanas. A nivel de proteína, ha demostrado actuar como molécula señalizadora involucrada en la regulación del crecimiento, inhibiendo la proliferación de células musculares lisas vasculares, uno de los factores decisivos para el desarrollo de la aterosclerosis. También la enfermedad de Alzheimer se ha asociado a un aumento del estrés y el daño oxidativo que podría verse reducido por la ingesta de vitamina E. Por su parte, el exceso de colesterol en el cerebro se ha relacionado con una mayor formación y deposición de placas, lo cual podría contribuir al riesgo y desarrollo de esta enfermedad.

 

Los investigadores concluyeron que existe una gran cantidad de pruebas que relacionan los efectos del estrés oxidativo y sus mecanismos de señalización con las enfermedades asociadas a la edad inducidas por la hipercolesterolemia. Basándose en los resultados anteriores, la vitamina E puede ser aceptada como un factor importante de protección frente a este tipo de enfermedades.

referencias

  1. Catalgol B. and Ozer N. K. Protective effects of vitamin E against hypercholesterolemia-induced age-related diseases. Genes Nutr. 2011.