Noticias

La vitamina E podría ayudar a personas con enfermedad Alzheimer leve

enero 7, 2014

Un nuevo estudio realizado en EE. UU. informó que un aporte complementario de vitamina E podría retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer en estadio leve a moderado.

El estudio clínico aleatorizado y controlado midió la reducción de las capacidades funcionales para desarrollar actividades de la vida diaria en 613 pacientes con enfermedad de Alzheimer (EA) leve a moderada, quienes recibieron 2000 UI /día de vitamina E (alfa-tocoferol), 20 mg/día de un medicamento para tratar la EA (me- mantina), una combinación de éstos o placebo, durante un periodo medio mayor de dos años (1). Los resul- tados del estudio mostraron que en los pacientes que recibieron vitamina E, el deterioro funcional fue más lento que en los pacientes que recibieron placebo. Este cambio se tradujo en un retraso en la progresión clínica de 19% al año comparado con el grupo de pacientes que recibió placebo. Adicionalmente, el grupo que recibió vitamina E requirió menos atención por parte del personal sanitario (aproximadamente 2 horas al día). No hubo diferencias significativas entre los grupos que recibieron solamente memantina o el medica- mento combinado con vitamina E.

Los investigadores comentaron que, además del retraso significativo en la progresión clínica de la EA, la reducción del tiempo dedicado al cuidado de los pacientes observada en el grupo de vitamina E podría tener un efecto sustancial en los costos directos e indirectos de la asistencia médica. En la EA, el deterioro fun- cional se reconoce cada vez más como un determinante importante tanto de la calidad de vida del paciente como de los costos sociales y económicos de la misma. Mantener la capacidad para realizar actividades de la vida diaria es entonces de gran importancia para los pacientes y para el personal de asistencia. En contra- posición con los resultados de un metaanálisis previo en el que se especulaba que dosis de vitamina E superiores a 400 UI/día podrían aumentar, a largo plazo, el riesgo de mortalidad por diferentes causas (2), las altas dosis de vitamina E empleadas en el presente estudio mostraron ser seguras. En pacientes con EA moderadamente grave, la vitamina E (2000 UI/d) ya había mostrado ser efectiva en el retraso de la pro- gresión clínica (3). Se cree que la vitamina E protege la célula contra el estrés oxidativo y estabiliza la membrana celular debido a su capacidad antioxidante. A altas dosis, una cantidad suficiente de vitamina E podría alcanzar el cerebro para proteger allí contra la muerte de las células nerviosas que caracteriza a la EA.

referencias

  1. Dysken M. W. et al. Effect of Vitamin E and Memantine on Functional Decline in Alzheimer Disease: The TEAM-AD VA Cooperative Randomized Trial. JAMA. 2014; 311(1):33-44.
  2. Miller E. R. et al. Meta-analysis: high-dosage vitamin E supplementation may increase all-cause mortality. Ann Intern Med. 2005; 142(1):37-46.
  3. Sano M. et al. A controlled trial of selegiline, alpha-tocopherol, or both as treatment for Alzheimer’s disease: the Alzheimer’s Disease Cooperative Study. N Engl J Med. 1997; 336(17):1216-1222.