Noticias

La zeaxantina podría mejorar la función visual de los pacientes con DMAE

noviembre 18, 2011

Según un nuevo estudio realizado en EE. UU., la suplementación con zeaxantina, independientemente de la suplementación con luteína, podría mejorar la agudeza visual en pacientes ancianos con degeneración macular asociada a la edad.

En el ensayo aleatorizado controlado se asignó que 60 pacientes, hombres en su mayoría, de 74,9 años de edad media con degeneración macular asociada a la edad de leve a moderada recibieran, o bien 8 mg de zeaxantina, o 8 mg de zeaxantina más 9 mg de luteína, o 9 mg de luteína durante un año (1). A los 4, 8 y 12 meses después de comenzar el estudio se midieron la agudeza visual de alto y bajo contraste de los participantes, así como la recuperación tras deslumbramiento y la función de sensibilidad al contraste. Los resultados mostraron que los participantes que recibieron zeaxantina reconocían mejor los detalles (una media de mejora de 1,5 líneas u 8,5 letras en la tabla optométrica) y sus puntos ciegos desaparecieron. El grupo de la luteína obtuvo mejores resultados en cuanto a agudeza visual de bajo contraste, función de sensibilidad al contraste y recuperación tras deslumbramiento.

Los investigadores concluyeron que la zeaxantina tiene propiedades beneficiosas para la visión independientes de la luteína, entre ellas, la mejora de la agudeza visual de alto contraste, lo que concuerda con su posición en la fóvea. La luteína, al contrario, mostró mejores resultados en el incremento de la sensibilidad al contraste y de la recuperación tras deslumbramiento debido a su distribución retiniana más parafoveal. Cabrían pocas dudas de que, aumentando el pigmento macular mediante únicamente la suplementación con zeaxantina, se obtienen beneficios para la salud del ojo en los pacientes de DMAE más moderada a través de la mejora de la función visual.

La visión foveal, parafoveal y periférica actúan juntas para producir la percepción visual, pero cada una tiene diferentes características que desempeñan un determinado papel en lo que se refiere a visión y luminosidad. La fóvea es la parte central de la retina, también llamada mácula. En su parte central se encuentran los conos (fotorreceptores), aunque la fóvea contiene pocos conos pequeños (azules) y no contiene ningún bastón. La zona parafoveal es el área que rodea la fóvea. Esta zona de la retina contiene una mezcla de fotorreceptores en los que se encuentran los tres tipos de conos y bastones. La zona periférica se refiere al área de la retina fuera del área central. La periferia de la retina tiene una baja densidad de conos de los tres tipos y en ella existe un predominio de bastones.