Noticias

Las personas de piel clara podrían necesitar más vitamina D

octubre 10, 2011

Según un nuevo estudio realizado en el Reino Unido, las personas sensibles al sol tienden a padecer deficiencia de vitamina D y podrían necesitar suplementos dietéticos para lograr unos niveles adecuados en sangre.

En el estudio se midieron las concentraciones en sangre de vitamina D en 1.200 personas, algunas de las cuales padecía de cáncer de piel (melanoma) (1). Los resultados mostraron que de los 1.200 participantes, 730 presentaban unos niveles de vitamina D por debajo de los 60nmol/L establecidos como valor normal, cantidad que se asocia con beneficios para la salud. En particular, las personas de piel blanca y los pacientes con melanoma fueron los más propensos a presentar niveles bajos de vitamina D. En ambos casos necesitaron el uso de suplementos para alcanzar los niveles óptimos de vitamina D.

Los investigadores señalaron que las personas de piel clara son más proclives a sufrir quemaduras y cáncer de piel. Por esta razón, suelen evitar el sol con frecuencia y utilizan abundante protección cuando se exponen a la luz solar. Como consecuencia, producen menos vitamina D y tienen un mayor riesgo de padecer pérdida de masa ósea, enfermedades cardiovasculares y cáncer. En estos casos, sería recomendable el uso de suplementos de vitamina D. Asimismo, los científicos sugieren que las personas que padecen de melanoma también podrían presentar unos niveles bajos de vitamina D y necesitar suplementos. Otro estudio ha demostrado que más de las tres cuartas partes de los pacientes con cáncer tiene niveles insuficientes de vitamina D (25-hidroxi-vitamina D), asociándose los niveles más bajos con un estado más avanzado de cáncer.

Las concentraciones de vitamina D están determinadas en parte por la exposición al sol y la pigmentación, por lo que las personas de piel más oscura suelen presentar unos niveles más bajos en comparación con las personas de piel más clara que viven en la misma latitud (2). Sin embargo, evidencias recientes sugieren que en las poblaciones de piel blanca, aquéllos con una piel muy clara son los que sorprendentemente muestran unos niveles más bajos de vitamina D, debido probablemente a unos comportamientos diferentes al exponerse al sol (3). Los últimos estudios sobre este tema han informado de la asociación existente entre una variación en el gen que codifica la proteína de unión a la vitamina D y unos niveles séricos bajos (4), por lo que es posible que los portadores de estos poliformismos requieran mayor cantidad de suplementos. El Instituto de Medicina de EE. UU. (IOM, por sus siglas en inglés) aumentó hace poco la ingesta diaria recomendada a 600 unidades internacionales ( UI) para todas las personas de entre 1 y 70 años, y a 800 UI para los mayores de 70 años.

referencias

  1. Davies J. R. et al. The determinants of serum vitamin D levels in participants in a melanoma case–control study living in a temperate climate. Cancer Causes Control. 2011; 22:1471–1482.
  2. Dawson-Hughes B. Racial/ethnic considerations in making recommendations for vitamin D for adult and elderly men and women. Am J Clin Nutr. 2004; 80:1763–1766.
  3. Glass D. et al. Pigmentation and vitamin D metabolism in Caucasians: low vitamin D serum levels in fair skin types in the UK. PLoS One. 2009; 4:e6477.
  4. Wang T. J. et al. Common genetic determinants of vitamin D insufficiency: a genome-wide association study. Lancet. 2010; 376:180–188.