opinión experta

Las vitaminas B y el riesgo de enfermedades vasculares – Opinión sobre una publicación científica

junio 1, 2010

file

Prof. Dr. med. vet. K. Pietrzik, Instituto de Nutrición y Ciencias de la Alimentación, Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität Bonn

“En un estudio aleatorizado controlado con placebo se comprobó en 238 pacientes diabéticos si la administración de vitaminas B (25 mg de vitamina B6, 2,5 mg de vitamina B9 y 1 mg de vitamina B12 al día) puede ralentizar la progresión del daño renal relacionado con la diabetes (nefropatía) y prevenir las enfermedades cardiovasculares (1). El estudio se llevó a cabo entre los años 2001 y 2007 en Canadá, y los autores alegan que la causa de los altos niveles de vitamina B9 (folato) de todos los participantes al comienzo del estudio y los niveles muy altos al final del mismo se debe al enriquecimiento obligatorio de alimentos básicos con ácido fólico que se practica en Canadá desde el 1 de enero de 1998. Por otra parte, se permitió a los sujetos participantes tomar suplementos multivitamínicos durante el estudio; dato éste que la publicación no refleja con cifras concretas. El estudio concluye que la ingesta de vitaminas B empeora la función renal y aumenta significativamente el riesgo de enfermedades vasculares (p. ej., accidente cardiovascular e infarto).

El diseño de este estudio, en el que se superponen los efectos potenciales del enriquecimiento con ácido fólico, el posible suministro de suplementos multivitamínicos y una medicación de acción protectora sobre los vasos sanguíneos, no es adecuado para investigar la utilidad de la administración de vitaminas B en la prevención de enfermedades cardiovasculares; por lo que en modo alguno se puede esperar un resultado positivo.

Por consiguiente, difícilmente cabe esperar un mayor efecto preventivo sobre las enfermedades cardiovasculares causado por la mejora general del nivel de fosfato a raíz del enriquecimiento y la administración de suplementos vitamínicos, ya que todos los participantes recibieron medicamentos cardioprotectores con efectos similares a los del descenso del nivel de homocisteína descrito para el folato.

Asimismo, tampoco se puede esperar un aumento significativo de enfermedades cardiovasculares tras la administración de vitaminas B. No obstante, un análisis más detenido revela que estos casos aumentan vertiginosamente al comienzo del estudio en el grupo de las vitaminas B, mostrando tan sólo seis meses después una diferencia de diez casos (107 frente a 117) con respecto al grupo de placebo. Esta diferencia se mantiene más o menos hasta el mes 36 del estudio y se reduce al final del mismo a ocho casos (45 frente a 53). Igualmente llamativo resulta el hecho de que durante el primer semestre del estudio apenas se diera un aumento del riesgo en el grupo de placebo, aumento que, sin embargo, sí se desarrolla posteriormente de forma paralela al grupo de la vitamina B (manteniéndose la diferencia de los cerca de diez casos que aparecieron durante los seis primeros meses en el grupo de las vitaminas B). Lamentablemente, los autores del estudio no comentan estos resultados estadísticos cuestionables“.

Bonn, mayo de 2010

referencias

  1. House A.A. et al. Effect of B-Vitamin Therapy on Progression of Diabetic Nephropathy: A Randomized Controlled Trial. JAMA. 2010; 303(16):1603–9.